Noticias

IU recupera el pulso

Tras el descalabro electoral tanto en los comicios de 2004 (5 escaños) como en los de 2008 (2 escaños), parece que la coalición de Izquierda Unida y Los verdes recupera pulso político y vuelve a la primera línea nacional. Un total de 1.680.810 personas han decidido otorgarles su voto, lo que supone que 11 de sus diputados podrán ocupar sus respectivos asientos en el Congreso. Uno de los factores que más ha afectado a estas cifras es que gran parte del sector de la izquierda socialista se siente defraudado con el rumbo tomado por el ya sustituido gobierno. Un hecho que les ha llevado a votar a la que muchos consideran la única alternativa de izquierda tradicional disponible.

El éxito de la refundación del partido

Y al frente de todo, su líder, Cayo Lara. El candidato comparecía ante los medios con una imborrable sonrisa para después decir exultante: "No podéis ni imaginar lo que se agradece de vez en cuando una alegría en la casa de los pobres". Y es que el para muchos refundador del partido consigue los objetivos marcados, es decir, recuperar el puesto de cuarta formación política del país y lo que para él es más importante, crear una alternativa de izquierda constructiva frente a las políticas neoliberales promovidas por PP y PSOE.

La nota negativa la ponían el sistema electoral y la mayoría absoluta del PP

Lara se ha lamentado en sus declaraciones del para él excesivo poder que tendrá a partir de ahora el PP. En su opinión esto significa que los mercados seguirán “dictando la política nacional”. En cuanto al sistema electoral, no ha dejado pasar la oportunidad una vez más de tacharlo de injusto. “Nos han robado 14 votos”, así de rotundo se mostraba el dirigente mientras blandía una hoja en cada mano. “Estos son los que deberíamos tener” decía mientras alzaba el folio que ponía 25; y estos son los que tenemos, decía haciendo lo propio con la de 11.

Pese a todo, el balance es bueno, aunque desde el propio partido reconocen que todavía queda mucho por hacer. El objetivo ahora será plantar cara al PP y su mayoría absoluta, además de seguir arañando votos a la izquierda descontenta por las políticas socialistas.