Noticias

Keynes contraataca a Krugman: eurobonos, quitas y liquidez

La batalla abierta entre ambos rotativos vive un segundo episodio tras el cruce de artículos firmados, primero por el premio Nobel, Paul Krugman (columnista del New York Times), que tuvo su réplica en las páginas del Financial Times por parte del profesor de la Universidad de Columbia, Ian Bremmer quien ha acusado a Krugman de ser un “manipulador”. Ahora FT vuelve a la carga y publica un texto en el que los analistas Miller y Skidelsky desvelan cómo el célebre economista John Maynard Keynes resolvería la actual crisis de deuda soberana europea.

Según ambos los miembros de la universidad de Warwick, el avance de las decisiones que está tomando el motor económico europeo, Alemania, van por el camino contrario a lo que hubiera propuesto Keynes, de seguir con vida.

Las recetas del padre que dio nombre a una teoría económica, apuntan a un cambio total por parte de la política llevada a cabo por la canciller alemana, Keynes habría apostado por la puesta en marcha de medidas con las que dar empuje a los países más debilitados por la crisis económica de la zona del euro, es decir, según ambos economistas, Keynes demandaría luz verde para los eurobonos, o la puesta en marcha de inyecciones de liquidez o quitas de deuda.

Por otro lado, y con la teoría ‘keynesiana’ en la mano, el célebre economista rechazaría drásticamente las medidas de austeridad, para buscar medidas y reformas que apuesten por la reducción de deuda mediante el auge de la producción.

No es secreto que Keynes manifestó en alguna que otra ocasión que los países tiene una capacidad limitada para devolver las deudas adquiridas, es más, el artículo que publica el sepia británico cita una frase que Keynes envió a un amigo, “si firman (estados endeudados), podrían no cumplir algunos de los términos, y el desorden general y las revueltas surgirían por todos lados”, una revelación que años después se produjo en Grecia.

 – Acceda a los ártículos de Paul Krugman en el New York Times y Keynes en el Financial Times.