Noticias

“Lo que hace falta es volver a regenerar el tejido empresarial”

La Reforma Laboral ayudará pero no será suficiente.  Más allá del número de parados arrojados por la última Encuesta de Polblación Activa (5.273.600 personas sin empleo, el Presidente del Grupo Pelayo considera que “el gran problema que ha habido estos años es que se han destruido muchas pymes”. Una situación que considera difícil, por lo que -añade- hay que fomentar e impulsar la regeneración del tejido empresarial”. 

Respecto a las medidas emprendidas por el Ejecutivo, Boada asegura que cualquiera de ellas va en esta dirección pero no es suficiente: “ Yo sería más agresivo, dando todo tipo de facilidades a todos los que esten dispuestos a crear empresas con uno o dos trabajadores. Nada de burocracia. Que no paguen impuestos durante los primeros años”, concluye.

“El sector del seguro no se pude quejar”

José Boada también ha explicado la relativamente buena salud de la que goza el sector del seguro español. De hecho consideraría “algo irresponsable” quejarse, dada la situación de otros sectores:  “En 2011 hemos crecido y mantenido el empleo” asegura, una situación que justifica debido a que aún en tiempos de crisis, “la gente busca abaratar su seguro pero no quitárselo”.

José Boada sí ha reconocido sin embargo que aunque no están perdiendo clientes, sí ha aumentado la competencia, con la bajada de precios que ello conlleva. Esto, en su opinión, ha llevado a las aseguradoras a ser “más eficaces, reducir gastos e invertir en tecnología”, aunque también reconoce que si los precios siguen bajando no sabe qué pasará.

El presidente del grupo asegurador también ha explicado que los cambios regulatorios en materia de tráfico les afectan. También se ha referido a una inminente reforma del baremo de indemnizaciones aunque ha reconocido que éste se ha quedado “un poco bajo”. En cuanto a lo factores que afectan positivamente, ha hablado de la progresiva rebaja de la siniestralidad, causada, en su opinión, por “el menor uso del vehículo que hacen los clientes debido a la crisis”. Sobre las tareas pendientes del sector, Boada apuesta por la externalización.
Exposición al mercado inmobiliario

Boada también reconoce que el grupo que preside es uno de los grandes inversores en inmuebles de nuestro país. Algo que, según asegura, no les está afectando en cuanto a solvencia, ya que asegura que están enfocados a alquiler de oficinas, un mercado que según dice “ha caído menos que el resto”. En cuanto a la compra de deuda pública, otra de las grandes inversiones del grupo, Boada insiste en que durante estos años han sido “muy prudentes”, algo que les ha llevado a no tener “los problemas de solvencia de otras aseguradoras europeas”.