Noticias

Manglano: “Es injusto que se premie a las comunidades que no cumplen con el déficit”

Percival Manglano, autor de 'Pisando charcos', se ha mostrado completamente en contra de que haya objetivos de déficit a la carta, tal y como vienen reivindicando desde hace tiempo comunidades como Andalucía o Cataluña. “Estas comunidades piden que se les reconozca un estatus especial incluso por razones culturales”, algo que,a  juicio de este político no tiene sentido. Además, Manglano ha calificado como “profundamente injusto” que se quiera premiar a las comunidades que peor lo hacer y castigar a las que cumplen con los objetivos.

El que fuera Consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid ha querido añadir otra cuestión a esta polémica: explica que la mayoría de las comunidades autónomas ya han presentado sus presupuestos, a excepción de Cataluña. Así, recuerda que Madrid aprobó su presupuesto con unos condicionantes particulares del déficit del 0,7%, lo que le obligó a hacer una serie de ajustes: “no se pueden cambiar las reglas de juego”, ha criticado. Por todo ello, resume que “lo mejor para España es que todas las comunidades tengan el mismo objetivo de déficit”.

Contradicciones en Bruselas

Percival Manglano se ha referido también al tira y afloja que mantiene España con Bruselas. En este sentido ha apuntado a una contradicción por parte de la Comisión Europea: “no nos puede decir que no estamos creciendo, que hay desequilibrios económicos y al mismo tiempo que tenemos que subir los impuestos”.

Y aunque ha reconocido que existe una presión de Bruselas para esta subida, mantiene que “España no aumenta los impuestos por obligación, sigue siendo soberano”. Pero no todo lo que sale de al CE es negativo. Así, este político señala que alguna de sus peticiones son necesarias, como seguir avanzando en la reforma laboral y la vinculada a la unidad de mercado.

Reformas en la arena política

El autor de 'Pisando charcos' ha aprovechado también para demandar un cambio en la política: “tenemos un sistema agotado y funciona mal por el sistema de partidos políticos actual y por la concentración que existe dentro de ellos”. Así, cree que hay demasiadas decisiones que pasan por los despachos de muy pocas personas. “La clave de este sistema son las listas electorales cerradas, por las que el político debe dar explicaciones a su jefe pero no a los ciudadanos”, ha criticado al respecto.

Por todo ello, pide que se de paso a las listas abiertas y a las circunscripciones uninominales. Y es que está convencido de que “la responsabilidad es personal o no habrá responsabilidad”. Además, cree que la solución pasa también por la financiación privada de los partidos, de forma que sean los afiliados quienes, de manera voluntaria, paguen sus cuotas. Menos tajante se ha mostrado con la disciplina de partido, del que asegura que “ningún sistema es perfecto” y que “en general, los miembros de un partido votan siempre de la misma manera”.

Finalmente y sobre este cambio en el mundo de la política, Manglano ha defendido que “no se trata de que los políticos se conviertan en superhéroes”, sino que se les apliquen incentivos que le disuadan de determinados comportamientos.