Noticias

Mariano Rajoy reconoce que 2013 será muy duro

 

Pese a reconocer que el 2013 va a ser un año muy duro para España, Mariano Rajoy espera que la situación económica del país empiece a dar signos de mejora en la segunda mitad del ejercicio. En este sentido, el presidente del Gobierno ha reiterado que los sacrificios que se están imponiendo a la sociedad española están, en su opinión, empezando a dar algunos frutos ya en forma de corrección del déficit público, la mejora de la balanza por cuenta corriente y el reconocimiento de los mercados internacionales y los socios de la Unión Europea. Pese a todo, Rajoy aseguraba entender la decepción que está generando en la sociedad española la falta de resultados claros de esta política.

 

Según Rajoy, la política del Gobierno en este próximo 2013 continuará siendo la misma: con la prioridad de recuperar el crecimiento económico, reducir el déficit y generar de nuevo empleo, aunque el Presidente del Ejecutivo no ha descartado en su intervención ante la prensa que se pueda llegar a la cifra de 6 millones de parados en España durante el año que va a comenzar y también ha eludido confirmar si España cumplirá este 2012 con el objetivo de déficit que tenía fijado con la Unión Europea. Respecto a las pensiones, Rajoy ha defendido que ese es uno de los aspectos centrales de su política.

 

Respecto a asuntos tan polémicos como el de la privatización de la gestión de los hospitales o la imposición de tasas en Justicia, Rajoy ha señalado que lo importante en el caso de la sanidad es que ésta sea gratuita, universal y de calidad, y modelos de gestión para lograrlo hay muchos. Por lo que respecta a las nuevas tasas creadas por el Alberto Ruíz Gallardón, el Presidente del Gobierno se ha mostrado preocupado por que se pueda dar una posible huelga de jueces, pero ha defendido que la justicia no es gratis, sino que la pagan los contribuyentes, y que lo que se pretende simplemente con esta reforma es que un 10% de la misma la asuman quienes litigan.