Noticias

Mazarrasa:"Nadie quiere invertir en países que cambian las reglas"

Ante la incertidumbre que Repsol está viviendo por la situación de su filial YPF en Argentina, debido a la posible nacionalización por parte del Gobierno de Cristina Fernández, hemos querido conocer los riesgos que sufren las compañías petroleras al operar en países que carecen de cierta seguridad jurídica. No cabe duda de que los productos petrolíferos se encuentran influidos por las incertidumbres geopolíticas y los conflictos políticos entre países y a este respecto Álvaro Mazarrasa, director general de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, asegura que “las compañías que invierten tienen que afrontar los riesgos”. Explica, además, que al invertir grandes cantidades de dinero en un país puede afectar a los inversores “cualquier cambio normativo”. “Las compañías deben afrontar esos riesgos”, insiste Mazarrasa. Destaca además, que cualquier país que haga cambios en su normativa supone una dificultad para la compañía y suele tener consecuencias a largo plazo porque "nadie quiere invertir en países que cambian las reglas a mitad del partido".
 
Respecto a la conciencia de apoyo que los diferentes gobiernos ofrecen tanto a petroleras como a renovables, desde la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, advierte de que un claro ejemplo de lealtad ha sido la “positiva” reacción del Gobierno de Mariano Rajoy y de la Unión Europea. “El apoyo total del Gobierno ha sido ejemplar", opina Mazarrasa respecto al problema al que se enfrenta Repsol con su filial YPF en Argentina.

SUBIDA DEL PRECIO DE LOS HIDROCARBUROS

El director general de la Asociación de Operadores Petrolíferos ha explicado que las causas de la escalada en el precio del barril de petroleo en España, son la tensión por el embargo del petroleo iraní por parte de la Unión Europea, la devaluación del euro y el incremento de impuestos.

Para Mazarrasa el incremento en los impuestos sobre los carburantes es una sobrecarga fiscal sobre el producto porque supone una “lastre” en un momento en que el consumo y el poder adquisitivo está dañado.  Este problema se extiende a las diferentes comunidades autónomas por los efectos frontera en la fijación de precios de la gasolina. Cree importante regular el gasóleo profesional porque se producen subidas en el tramo autonómico que, a su juicio, “debería excluir el uso profesional del gasóleo” por la influencia que tiene sobre la economía.

CÉNTIMO VERDE

Se ha mostrado contrario a la implantación del céntimo verde (posibilidad de cargar sobre la gasolina y el gasóleo parte del coste de las energías renovables) porque considera que “subsidiar la producción de energía eléctrica mediante tecnología renovable (que es más cara que la convencional) con un impuesto al transporte no es justo”. El experto no considera adecuado que se aumenten los impuestos para pagar “los costes de las renovables” cuando la imposición que contemplan los hidrocarburos líquidos (gasolina y gasóleo) es “cinco veces superior a la imposición de la energía eléctrica (en términos de euro por energía)”.

Álvaro Mazarrasa ha concluido asegurando que el precio de la energía no necesita más transparencia porque ya cuenta con claridad.”Es un sector en que las cotizaciones del crudo son conocidas en cualquier tipo de mercado”.