Noticias

Cinco meses de Draghi al frente del valor del dinero

Nos tenemos que remontar al 1 de noviembre del año pasado, hace exactamente 5 meses, porque fue en ese momento cuando la lucha contra la crisis financiera europea abría un nuevo capítulo con la llegada del italiano Mario Draghi a la presidencia del Banco Central Europeo.

Ese día suponía por tanto, el final del mandato de 8 años del francés Jean Claude Trichet. La sustitución se realizaba con la garantía de una continuidad en sus decisiones de política monetaria y en las medidas extraordinarias para afrontar la crisis, algo que, al parecer, ha cumplido en cierta medida.

Draghi se hace cargo de la herencia de Trichet

Draghi entraba, de esta forma, a la presidencia del Banco Central Europeo en un momento muy complicado en medio de tensiones en los mercados financieros, el temor a que la economía entrara de nuevo en recesión por la crisis de endeudamiento de la zona del euro y por si fuera poco, con protestas en la calle.

Por aquel entonces los expertos preveían que Draghi iba a esperar hasta diciembre para recortar los tipos de interés que se encontraban en el 1,5%. Y así tener bajo control la inflación de la zona euro. Pues bien, en contra de todos los pronósticos no esperó a final de año, sino que los recortó al estrenar su puesto hasta el 1,25% por temor a otra posible recesión.

Segunda bajada de tipos: en el 1%

Y aunque fiel a su doctrina conservadora, ahí no acabaron las bajadas en los tipos de interés. Finalmente llegó diciembre y fue entonces cuando cumplió, podríamos decir, con lo prometido. El titular de entonces era que el BCE bajaba por segundo mes consecutivo los tipos de interés hasta el 1%.

Unas bajadas que no terminaron de dejar efectos en los consumidores, debido a que los bancos mantenían los tipos de interés muy altos en los préstamos que se hacían entre sí por la desconfianza existente a la inversión en deuda soberana europea.

2012 sin novedades

Dejando atrás 2011, la vuelta de las vacaciones no trajo muchas novedades. En la primera reunión de la entidad monetaria europea el mensaje fue claro: los tipos de interés se mantendrían en el 1% y el propio Draghi declaraba que veía signos de estabilización económica en la zona euro, que bajaría los tipos si la situación empeoraba y, además, calificaba en aquel momento de extraordinarios los progresos en los ajustes fiscales de los países con problemas del euro.

Esas eran sus palabras el pasado 12 de enero. Desde entonces, han pasado ya casi 3 meses, la situación no ha mejorado y sin embargo, la promesa de bajar los tipos de interés no se ha cumplido. Hoy mismo, hemos conocido que el Banco Central Europeo, cumpliendo con todas las previsiones, mantiene por cuarto mes consecutivo el precio oficial del dinero al 1%, el nivel más bajo de la historia.

Pide reformas

Tras la reunión, su presidente, Mario Draghi, ha vuelto a pedir a los gobiernos de la zona euro que apliquen firmes reformas estructurales y ha destacado que los políticos de cada país deben cumplir sus responsabilidades para garantizar la sostenibilidad fiscal y garantizar la solidez de su sistema financiero.

Sin embargo, ha querido lanzar un mensaje tranquilizador apuntando a España y refiriéndose a la última subasta y ha dicho que lo sucedido hoy no es un ejemplo de la fragilidad del mercado, sino una señal de que los mercados están esperando reformas.