Noticias

Narbona: “Un exceso de austeridad ahonda todavía más en la incapacidad de recuperación económica”

La Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático arranca hoy en Doha con el objetivo de prolongar los compromisos del Protocolo de Kioto. La co-autora del libro “No es economía, es ideología” y portavoz socialista del cambio climático, Cristina Narbona, ha expresado para los micrófonos de Gestiona Radio su deseo de que se dé “un paso ulterior hacia un verdadero convenio internacional”. Narbona ha dejado claro que el cambio climático no es mito, “puesto que la comunidad científica nos alerta de que sus efectos son cada vez más visibles e incluso se están produciendo con más rapidez que la que los científicos auguraban”. “Es fundamental el liderazgo de la Unión Europea, que es el único área del mundo que ha cumplido con los objetivos del Protocolo de Kioto”, ha añadido. También ha querido reiterar que “los efectos del cambio climático se dejan notar mucho más en aquellos países más pobres que no tienen capacidad de anticipación y gestión de desastres naturales” y que la culpa de todo ello es, sobre todo, "de los países más ricos".

Para ella, la gestión de Rajoy se podría enfocar de maneras alternativas: “No cabe cuestionar sólo el déficit público cuando, en el caso de España, donde se ha producido el sobrendeudamiento más espectacular ha sido en el sector privado”. Y es que desde el Fondo Monetario Internacional se ha dicho recientemente que “un exceso de austeridad sólo ahonda todavía más en la incapacidad de recuperación económica”, caso que Narbona encuentra en España. La portavoz socialista ha reconocido que las posturas de los organismos internacionales han cambiado, ya que, al principio de esta crisis económica, comenzaron pidiendo precisamente rigidez y prudencia. También ha admitido que estas decisiones de mesura “ya se empezaron a tomar en los últimos años del gobierno de Zapatero” y que “lo que ha hecho el gobierno de Rajoy ha sido intensificarlas”. No obstante, Narbona ha acusado al Presidente del Gobierno y a su partido de “justificar, a causa de la crisis, la destrucción de la educación y la sanidad públicas, de todos los elementos que en nuestro país se habían consolidado a lo largo de los años”. “Hay que hacer ajustes pero hay más formas de hacerlo”, ha agregado.

Según la co-autora de “No es economía, es ideología”, el problema de los mercados es que “han llegado a ocupar el espacio que se les ha permitido desde la política”. Narbona encuentra la solución a este problema en “volver a situar a la política el frente de la economía para que ésta sirva al conjunto de los ciudadanos y no sólo a unos cuantos”. Otra forma de resolverlo es también hacer una tributación más justa, “una verdadera reforma fiscal” para que no se de “la paradoja de que quienes tienen ingresos por rentas de capital altas tengan una tributación más beneficiosa que quienes tengan ingresos como como rentas del trabajo”. La portavoz ha negado que el Estado de bienestar haya fracasado. Es de la opinión de que “se debe revisar cómo se financia”.

Narbona ha confesado su fracaso político en las últimas elecciones generales: “Los resultados demostraron que hemos perdido mucho crédito entre los ciudadanos” y ha asegurado que, desde su partido, “se ha iniciado un camino de profundización y de reconducción de muchas de nuestras posiciones y medidas”. De igual manera, ha admitido que “se tardó mucho tiempo en reconocer la crisis” y que el papel que hay que abordar ahora es el de “buscar un resultado de mayor competitividad en todos los sectores, pero no a base de bajar los salarios sino a base de una mayor innovación y capacidad de actuación en los mercados internacionales”.