Noticias

Ni eurobonos ni fondo anticrisis hasta 2014

 

De transfondo está la representación de un triunfo: el de Alemania. Este plan de Van Rompuy ha sido elaborado conjuntamente con los presidentes del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi; del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker; y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso. Sin embargo, pone de manifiesto que quíen ha salido triunfando ha sido la postura germana, ya que el muro de Berlín es quien rechaza cualquier tipo de mutualización de la deuda, frente a Francia, España y la Comisión, que defendían la emisión de eurobonos como receta para estabilizar la eurozona y generar confianza.

De hecho, la hoja de ruta no sólo rechaza los eruobonos y retrasa hasta 2014 el fondo anticrisis, sino que renuncia también a uno de los tres pilares considerados fundamentales para construir una unión bancaria: la creación de un sistema común de garantía de depósitos. Una iniciativa a la que siempre se ha opuesto el gigante germano.

A pesar de todo, todavía no es definitivo. El plan será debatido y aprobado en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los 27 que se celebra en Bruselas los días 13 y 14 de diciembre.

De lo que sí se ha mostrado partidario Van Rompuy es de completar la legislación en su primera fase de aplicación del plan, para dar mas poderes a la Comisión Europea para intervenir en los presupuestos nacionales de los estados miembros. Dice el Pte del Consejo que con el fin de reforzar el Pacto de Estabilidad y romper el vínculo entre bancos y Estados.También exige aprobar antes de que acabe el año la norma que encomienda al Banco Central Europeo (BCE) la supervisión de los bancos de la eurozona, para que sea plenamente operativo no más tarde del 1 de enero de 2014.

La segunda fase, que cubriría el periodo 2013 y 2014 pretende completar el  el marco financiero integrado y promover políticas estructurales sólidas. Para lo que Van Rom Puy asegura que se creará un fondo de liquidación único para bancos con problemas. El presidente del Consejo Europeo sostiene que el fondo de liquidación único facilitará la toma de decisiones sobre grandes bancos transfronterizos en crisis con un coste mínimo para los consumidores.