Noticias

“No creemos que en 2012 los emergentes se desmarquen del comportamiento de las economías desarrolladas”

Respecto a la primera de esas naciones que la OCDE sitúa al margen de la recesión este 2012, Japón, Fernando Luque alberga bastantes dudas de que sea una buena opción para invertir. El editor en España de Morningstar está convencido, no obstante, de que la situación de este país mejorará tras el tremendo impacto sufrido por el terremoto y posterior tsunami que azotó su territorio en marzo de 2011. “Es fácil mejorar a partir de una situación tan negativa”, explica. Ahora bien, el experto sostiene que Japón presenta en estos momentos problemas estructurales, principalmente basados en su nivel de deuda y la elevada valoración de su divisa, el Yen. Además, Luque considera que, al estar la economía japonesa todavía muy volcada hacia la exportación, el escenario actual en los países receptores de sus productos supone un bache para su crecimiento. Con todo, Luque no está a favor de sobreponderar Japón en una cartera aunque no descarta tampoco un posicionamiento reducido en su renta variable.

El segundo país mencionado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo es Rusia. En este caso, el parecer de Luque no difiere prácticamente de su visión de la economía japonesa. Respecto a esta segunda nación, el experto destaca que su economía y su principal índice, el RTS, están “enormemente relacionados” con el comportamiento del petróleo y otras materias primas, tal y como demuestran los datos históricos. En el escenario económico de desaceleración planteado por Fernando Luque en este 2012 no cabrían por tanto expectativas muy halagüeñas tampoco para Rusia, por lo que tampoco recomienda apostar por fondos de este país.

Y es que su visión general hacia las economías emergentes dista en cierta manera de la que parece ser común entre muchos analistas. Según Fernando Luque, el hecho de que las finanzas de estos países estén más saneadas no les será suficiente para despegar su desarrollo económico más allá que las economías más desarrolladas del globo. El experto valora que su crecimiento depende del escenario que se de en las principales potencias, y si en 2012 éstas presentan cuadros de desaceleración, o incluso recesión, “la situación no será muy distinta para los emergentes”.

Más clara es la apuesta de Morningstar por Estados Unidos de cara al nuevo año. Ya en 2011 los principales indicadores de Wall Street aguantaron con fuerza el tirón bajista marcado en Europa durante todo el ejercicio. He ahí uno de los motivos que esgrime Luque para decantarse más por la renta variable estadounidense que por la europea. Sus miras se dirigen, dentro del mercado norteamericano, especialmente a las compañías de mayor volumen y alta retribución por dividendo. Una apuesta que consideran más interesante que los valores de menor capitalización, para los que auguran un entorno más complicado en este ejercicio.