Noticias

Pictet: "En 2012 hay que estar en emergentes"

Gonzalo Rengifo, director de la firma para Iberia y Latinoamérica, destaca de 2011 que ha sido un año complicado, también para los fondos de inversión. No en vano, los últimos datos publicados por Inverco demuestran que la industria de los fondos ha registrado una salida neta de capital de 9.000 millones de euros. Una noticia que Rengifo califica de “negativa”, aunque invita a leer entre líneas estos datos. El experto señala que el comportamiento de los mercados durante estos últimos doce meses ha motivado fundamentalmente esta salida de capital, un año en el que además las entidades financieras se han apresurado a aumentar la rentabilidad de sus depósitos, haciéndolos más atractivos de cara al inversor. De cualquier manera, el director general de Pictet en la Península Ibérica y Latinoamérica destaca algunos aspectos positivos dentro del mal dato general que arroja este año para los fondos de inversión. En primer lugar, Rengifo explica que, a pesar de la crisis, son numerosos los fondos de inversión que continúan otorgando al inversor rentabilidades positivas. Además, el experto destaca las salidas de capital proceden de la parte de monetarios, de productos sin valor añadido. En aquellos instrumentos con valor añadido, fondos de rentabilidad absoluta, de renta fija o incluso de renta variable, sí “ha habido suscripciones en positivo”.
Pese a todo, reconoce que 2012 se inicia con una dinámica muy parecida al recién cerrado 2011, lo que hace presagiar un año igualmente complicado para los fondos de inversión.

La mayor oportunidad de inversión, en los mercados emergentes.

Gonzalo Rengifo cree que estos países conservarán una dinámica positiva en los próximos 3 o 4 años, especialmente las zonas de Asia y Latinoamérica, ya que “sus economías están comenzando el ciclo de crédito”. El directivo de Pictet destaca de ellas un buen ramillete de aspectos que invitan al optimismo, todos ellos relacionados con un aspecto principal, el movimiento del consumo dentro de los propios países. Y es que en su opinión, detrás de este empuje está el aumento considerable de la renta per cápita media de estos países. Esa mayor capacidad adquisitiva está redundando en un aumento del consumo interno, que a su vez se está erigiendo en el auténtico motor de sus economías, que ahora observan una diversificación, alejándose del tradicional ingreso de capital extranjero a través de las exportaciones. A este respecto, Rengifo añade que tanto los Estados como las empresas y hogares están aligerando su nivel de endeudamiento. Todo un ciclo de bonanza que está colocando estas economías y sus ciudadanos, en su opinión, en unos hábitos de consumo propios de las economías más desarrolladas del planeta. Algo a lo que contribuyen, sentencia Rengifo, las propias políticas fiscales de los gobiernos de estos países emergentes.  Desde Pictet esperan que este ciclo depare todavía algunos años de crecimiento para dichas economías. Eso sí, en palabras de Rengifo, algunos países como India y Brasil afrontan y deberán afrontar situaciones delicadas que puedan deparar sus niveles de inflación.