Noticias

Los pilares del Gobierno de Mariano Rajoy

Estimular el crecimiento, potenciar la creación de empleo y reducir el déficit son los objetivos de la medidas de carácter económico que el nuevo presidente del Gobierno se ha marcado en su discurso de investidura, todo ello – ha asegurado Mariano Rajoy – para “asegurar la plaza que corresponderá a España en el mundo que surja de esta crisis".

Varios palos ha tocado el nuevo jefe del Ejecutivo, y a varios sectores han ido dirigidas sus palabras y anuncios. Desde una reforma del sector público, a una reestructuración del sistema financiero, la agricultura, etc… Con una única medida que generará gasto, la actualización del sistema de pensiones al IPC.

Reforma del sector público, “una Administración, una competencia”

Es la primera de las medidas que ha anunciado Rajoy en su discurso, un ajuste “urgente”, del que sin embargo el nuevo jefe del Ejecutivo no ha detallado demasiado. En primer lugar, el nuevo Gobierno no aumentará el personal público, es decir, mantendrá en cero la tasa de reposición con la única excepción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y en los Servicios Públicos Básicos.

En segundo lugar, Rajoy ha anunciado que suprimirá organismos autónomos, agencias y otras entidades públicas, además de acometer una reducción de los gastos de funcionamiento de la Administración Pública, mediante el recorte de los gastos corrientes de la Administración General del Estado, " un proceso de simplificación" del sector público empresarial y fundacional del Estado, afirmó Mariano Rajoy.

Dentro de este ajuste ha añadido que se llevará a cabo "incluso entre Administraciones Públicas de diferente ámbito, para conseguir mejores precios y la racionalización de los medios personales y materiales a disposición de la Administración", explicó.

Los detalles de esta reforma se conocerán el próximo mes de enero, cuando el futuro presidente del Gobierno presente la Ley de Estabilidad Presupuesta, en la que se incluirá límites de gasto y endeudamiento para todas las Administraciones Públicas.

Una reestructuración del sistema financiero, “un cambio del mapa bancario”

Otras de las prioridades que Rajoy ha adelantado para su legislatura será la de reestructurar el sistema financiero, con el objetivo de reactivar el flujo de crédito, y por tanto, reactivar la economía productiva.

En primer término, el nuevo Gobierno limpiará los balances de las entidades, es decir, las obligará a vender los inmuebles adquiridos mediante embargos o canjes de deuda. Un mandato que hará que la banca de a conocer todas sus pérdidas. “Pérdidas que conllevará más fusiones y un cambio del mapa bancario, con menos entidades pero más fuertes” un proceso que se llevará a cabo durante los seis primeros meses de 2012, ha asegurado Mariano Rajoy.

Queda, por tanto en un principio, la posibilidad de que el Ejecutivo opte finalmente por la creación de un banco malo en el que aglutine todos los activos tóxicos del sector.

Todo ello, coronado con la reforma del Banco de España, con el objetivo de fortalecerlo, y evitar los retrasos en decisiones relevantes que el organismo deba tomar con respecto el sector.

Cambios en el mercado laboral, “freno a las prácticas abusivas”

El tercer gran bloque al que Rajoy ha apuntado en su discurso ha sido el mercado laboral. En primer lugar el próximo presidente del Gobierno ha afirmado que suprimirá las prejubilaciones con muy pocas excepciones, con el objetivo de evitar “las prácticas abusivas en la prestación por desempleo”.

Con respecto a las jubilaciones, el líder del PP ha prometido actualizar las pensiones con el IPC, “es la única medida que anunciaré hoy que supondrá un gasto”, ha asegurado durante su discurso. 

Punto y aparte merece la prolongación voluntaria de la vida laboral, que Rajoy pretende acometer, y el impulso de medidas que hagan compatible seguir en el mercado laboral mientras se cobra una parte de la pensión. Todo ello con el objetivo de reordenar el tratamiento fiscal de las pensiones e impulsar los sistemas "complementarios" a la Seguridad Social, manteniendo el poder adquisitivo de los jubilados. Una frase que sirve como conclusión del discurso de Rajoy con respecto a su política de pensiones.

Lejos del terreno de la jubilación, el próximo Ejecutivo llevará a cabo la reforma laboral en el primer trimestre. En este período “se bonificará con 3.000 euros la contratación del primer trabajador”, afirmó Mariano Rajoy, que ha añadido “que se aplicará además una bonificación del 100% de las cuotas a la seguridad social durante un año por contratar a menores de 30 años”.

Se suprimen, por otro lado los “puentes de los festivos”, pasando así las fiestas al lunes más cercano, con la excepción de aquellas que tengan un importante arraigo social.

Consulte el discurso completo.