Noticias

El nuevo plan antifraude dota de más poder a la Agencia Tributaria

Con este plan, el Ejecutivo busca cobrar parte de las deudas y un mayor rigor contra los defraudadores.
No permite el pago en efectivo de más de 2.500 euros entre profesionales y obliga a personas y empresas a comunicar las cuentas y valores que mantengan en entidades extrajeras.

Estos son los pilares del plan antifraude aprobado hoy por el Gobierno:

1. La Agencia Tributaria podrá evitar que un defraudador se declare insolvente: El organismo podrá poner en marcha medidas cautelares que eviten la declaración de insolvencia para el no pago de lo que se reclame. Además habilitará un modelo para declarar las cuentas y valores situados en el extranjero.

2. Puesta en marcha del Plan General de Publicaciones: su coste será de 11,4 millones de euros, aunque la vicepresidenta del Gobierno, Sáenz de Santamaría afirma que la cifra supone una rebaja del 35,7% con respecto a 2011.

3. Se limita el pago en efectivo a 2.500 euros: Esta norma no se aplicará a particulares, es decir, sólo afecta al pago entre profesionales y se pondrá en marcha antes que el resto.

4. Multas: Aquellos que incumplan una norma del plan antifraude, estarán obligados a afrontar el 25% del pago realizado en efectivo.

5. Más protagonismo para la figura del inspector: El Gobierno da mayor importancia a la figura del inspector, y habilita sanciones de 1.000 a 100.000 a aquellos que se nieguen a una inspección u obstaculicen su labor.

Algunas excepciones

Hacienda podría perdonar la sanción a aquel que informe de fraude a la Agencia Tributaria dentro de los tres meses siguientes a la fecha del pago.

Se establece la exclusión del régimen de estimación objetiva para aquellos empresarios que facturen menos del 50% de sus operaciones a particulares.

Se pone la lupa sobre las importaciones asiáticas, artistas y deportistas

El plan otorga a Hacienda de mayor lupa sobre las importaciones de Asia, con el objetivo de recaudar 8.171 millones, según el Gobierno – cantidad un 11,3% por debajo de los 9.209,77 millones de euros alcanzados en 2011 – cuando se produjeron ingresos extraordinarios superiores a los mil millones.

Otro de los sectores sobre los que se impone extrema vigilancia son los artistas y deportistas, y especialmente, las operaciones con pago en metálico de elevado importe como objetivos prioritarios.
 

Acceda a las referencias del Consejo de Ministros.