Noticias

"Con el fin del Plan PIVE, daremos un paso atrás"

En lo que va de año, las matriculaciones acumulan una caía del 12,6%. A un mes de cerrar el año, las ventas no superan aún las 650.000 unidades. Analizamos con Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Canvam, la situación del sector y el impacto del Plan PIVE.

-¿No está funcionando como se esperaba el Plan Pive?

Hay que matizar los datos. El plan necesita cumplimentar unos requisitos en un tiempo determinado. Es decir, los vehículos se entregan con un plazo medio de 45 días desde que se solicitan y no pueden entrar en el plan hasta que se entrega el vehículo y se formaliza toda la documentación. Hay 40.000 reservas de operaciones que no se han podido materializar. Así que yo soy pesimista y creo que el plan va a funcionar.

-¿Qué tal será el mes de diciembre?

Diciembre va a ser mejor que noviembre y se van a materializar las operaciones que estén en curso. Además, en diciembre se acelerarán las ventas, como siempre. Por varias razones, entre ellas, que las redes oficiales activan los descuentos que realizan para poder llegar a los objetivos. Creemos que el plan está funcionando razonadamente bien pero hay que esperar un tiempo.

-¿Esas 40.000 reservas está dentro de las previsiones?

Sí. El plan tiene una expectativa de 75.000 y llevamos mes y medio. Yo creo que estamos en cifras adecuadas.

-A este ritmo, ¿cuándo se agontan los 75 millones de este plan?

A finales de enero-febrero. Ese es nuestro gran problema y no las cifras de operaciones. Lo que nos preocupa es qué pasará en esas fechas, qué pasará cuando se acabe el plan. Ahí tendríamos un problema. Daríamos un paso atrás.

-De momento, ¿alguien les ha asegurado la ampliación del Plan?

No. Lo estamos pidiendo y a ver qué pasa. No pierdo la esperanza

-¿El problema es de financiación?

El problema del automóvil tiene varias aristas. Una de ellas es la crisis que retrae la demanda. El otro es la financiación. El 80% de operaciones requuiere financiación pero no fluye con la continuidad necesaria y las exigencias son muy altas. La financiación es una de las trabas más altas que tenemos. 

-¿Con cuántas unidades vendidas prevén cerrar el año?

Es difícil de precisar. Va a depender de cómo vaya el plan. Me supongo que entre las 700.000 y las 720.000 unidades.

-¿Esto sería un buen dato o estamos hablando de un buen año?

Es un mal año. Hay dos cifras aplastantes. En 2007, en España se matricularon 1.600.000 unidades y si este año cerramos con 70.000 , estamos hablando de un 55% menos en los últimos 5 años, de pérdida de empresas, de empleo… Llevamos cinco años en una situación muy grave.