Noticias

Rajoy promete “resultados tangibles” en 2014

Rajoy hizo estas declaraciones durante un discurso ante la Junta Directiva Nacional del Partido Popular, integrada por cerca de 600 dirigentes y altos cargos de toda España. Este órgano del partido, el más importante entre congresos, llevaba sin reunirse desde el pasado mes de julio.

Ante sus compañeros, Rajoy lanzó un mensaje de optimismo para tratar de salir de la crisis económica y adujo que el presente ejercicio 2013 "será duro y difícil" pero se mostró convencido de que el país superará esta circunstancias a partir de 2014.

"En 2014 la economía crecerá con claridad y comenzaremos a crear empleo y los españoles notarán resultados tangibles de los sacrificios que han hecho. Está en nuestras manos si perseveramos, si mantenemos el rumbo, si no nos distraemos y si no hacemos caso a cantos de sirena", sentenció.

Adujo que el principal problema que tiene el país es el paro y la falta de crecimiento económico, por lo que su gabinete está plenamente centrado en resolver este asunto para que España puede salir de la crisis cuanto antes.

Adujo que eso ocurrirá al año que viene, gracias a las medidas que se pusieron en marcha durante el año pasado. Gracias a ellas, alardeo de que el país pudo superar en 2012 "dos crisis y graves". Por un lado, el problema de la deuda que estuvo a punto de provocar la petición de un rescate. Por otro lado, la crisis de los bancos.

FE EN LAS REFORMAS

Rajoy indicó que "la situación sigue siendo difícil pero menos en estos momentos" y pidió un acto de fe en que sus reformas pronto darán resultados. "Los efectos de las decisiones todavía no se ven y aún no llegan a las personas, pero hay algunos datos positivos en la economía que nos permitirán dar la vuelta al estado de cosas".

Como signos de la mejora económica, Rajoy adujo los datos de exportaciones y la reducción del déficit público en casi tres puntos en su primer año de mandato. También sacó pecho por la reforma laboral, convencido de que está sirviendo para que se destruyan menos puestos de trabajo que hace un año.

"Ni yo ni nadie en su sano juicio puede estar satisfecho de la situación del mercado laboral. Hasta que no se cree empleó nadie podrá estar satisfecho", dijo consciente de que "es verdad que esta reforma laboral no crea empleo hoy pero sí evita que se destruya empleo".

Incluso, vaticinó que esta misma reforma laboral "va a provocar una creación de puestos de trabajo muy importante" cuando la economía empiece a crecer a finales de este mismo año y, sobre todo, a comienzos del próximo.

Como retos inminentes, Rajoy señaló la reducción del déficit en las administraciones públicas y el incremento del consumo interno porque, reconoció, "solo con el sector exterior no se recupera la economía".

Asimismo, anunció que el Gobierno está preparando nuevas reformas que pretende aprobar antes del verano, como la creación de una autoridad fiscal independiente, la reforma de las administraciones públicas, la creación de una comisión para estudiar el futuro de las pensiones, la reforma energética, una nueva estrategia de empleo joven, la ley de renovación y rehabilitación urbana y la culminación de la reforma del sistema financiero.

En clave autonómica, Rajoy reconoció el "gran esfuerzo" que han hecho todas las comunidades par reducir el déficit pero hizo un llamamiento para proseguir la misma senda "en aras de un objetivo común".

Aseguró que hablará con todas las comunidades para definir los objetivos de este año pero dejó claro que "de lo único que no voy a hablar es de lo que se salga de la legalidad porque el presidente del Gobierno no pueden incumplir la ley".