Noticias

Las respuestas clave para entender el banco malo

Arroja el jarro del ‘banco malo’ sobre el hemiciclo, pero no da detalles de cómo y de qué manera se llevará a cabo. Luis de Guindos ha desvelado desde la bancada del Congreso que Bruselas quiere la puesta en marcha de un banco malo, que aglutine todos los activos tóxicos del sector bancario español.

El aviso del titular de la cartera de Economía, llega un día después de que De Guindos enviara la carta con la petición formal de rescate a la banca. Lo cierto es que las incertidumbres que se presentaban hace meses sobre la manera en la que se crearía el dictamen de Bruselas, comienzan a despejarse:

El punto número uno de la lista sin duda alguna es ¿cómo y sobre todo de qué manera España valorará los activos inmobiliarios dañados?

Hace meses era una auténtica misión imposible, pero el paso del tiempo ha comenzado a arrojar algo de luz sobre el sistema financiero. Sin embargo, tras las auditorías elaboradas por las evaluadoras Oliver Wyman y Roland Berger, y sobre todo, a la espera de los resultados del análisis exhaustivo de las cuatro grandes auditoras españolas, los datos de valoración de activos tóxicos, podría ser – antes del próximo mes de septiembre – una realidad.

Una vez esté valorado el volumen da activo inmobiliario dañado, el siguiente paso será colocarlo en el mercado. Una tarea complicada, que cuenta con dos precedentes con finales distintos:

El más cercano podría ser el caso irlandés. El Gobierno británico puso en marcha un 'banco malo' por el que compró los activos de las entidades con un descuento del 57%. Una maniobra que entrañó que los bancos irlandeses se vieran completamente descapitalizados, incapaces de asumir las pérdidas a las que se enfrentaban, por lo que el Estado tuvo que aportar una fuerte suma de capital que le obligó – casi acto seguido – a pedir el rescate que posteriormente le concedió la Unión Europea y el FMI.

En el otro lado de la balanza se encuentra Alemania. La locomotora europa impuso un descuento del 10% a los activos de sus bancos – en lugar del 57% irlandés – y el Ejecutivo dirigido por la canciller, Ángela Merkel, les cambió los activos por bonos soberanos a las entidades, a cambio de  pagar una rentabilidad anual al banco malo. Un contrato razonable teniendo en cuenta el estado por el que atraviesa el bono alemán, no tanto si tenemos en cuenta que el avance de la deuda española es uno de los más complicados del conjunto de los 27.

¿Cómo influiría la creación de un 'banco malo' en las cuentas públicas?

Lo cierto es que hace meses, todas las miradas se centraban en un pobre Fondo de Garantía de Depósitos o FGD, dado que la hucha estaba bastante vacía tras las adjudicaciones de entidades como la CAM.

La primera opción, hace meses era que el Fondo tendría que acudir al mercado para endeudarse, en un mercado – por cierto – muy complejo debido a la falta de confianza de los inversores en la deuda bancaria.

Sin embargo, y si – como todo parece – el rescate financiero termina pasando por el FROB, la ecuación de la emisión de deuda en los mercados, se eliminaría, y se utilizaría parte del rescate para cubrir el golpe que provocaría la creación de un banco malo en las cuentas públicas.

¿Quiénes y de qué manera se involucrarían?

Está claro que no todas las entidades tendrán que acudir, es más, tal y como ha adelantado el ministro de Economía, tan sólo las entidades que soliciten la ayuda europea estarían en principio obligadas a transferir sus activos tóxicos al banco malo.

De esta manera, los tres mayores bancos españoles – que en principio se negaban en rotundo dada su solvencia – tendrían vía libre para desentenderse por completo.