Noticias

Rubalcaba rompe con Rajoy y pide su “dimisión inmediata”

Rubalcaba compareció en rueda de prensa después de una reunión extraordinaria de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE convocada tras conocer el supuesto intercambio de mensajes telefónicos entre Rajoy y Bárcenas. Anunció que, ante la "insostenible situacion política" generada, el PSOE se ve en la "obligación" de exigir la inmediata dimisión del presidente del Gobierno.Ya en febrero, recordó, el PSOE denunció que Rajoy había "ligado su destino" a Bárcenas y por ello carecía de la autonomía política para dirigir el país en un momento "extraordinariamente delicado".

Desde entonces, prosiguió, el comportamiento de Rajoy ante las sucesivas novedades se resume en "ninguna explicación, mentiras, y hoy sabemos también, que connivencia". Se supo que Rajoy "habría cobrado, presuntamente, sobresueldos ilegales siendo ministros", con lo cual habría mentido al negar categóricamente esos cobros. Aquellas informaciones llevaron al PSOE a exigir la comparecencia de Rajoy para dar explicaciones, pero el PP optó por la "negativa frontal" y "arremeter" contra todos los grupos de la oposición.

En aquel debate el PP acusó a los grupos de la oposición de "connivencia" con Bárcenas, pero las nuevas informaciones demuestran que, si ha habido tal connivencia, "ha sido del propio presidente del Gobierno". Rubalcaba insistió en que el presidente está "incapacitado para seguir un minuto más al frente del Gobierno de España" y su permanencia constituye un daño "incalculable" para un país que atraviesa momentos "extraordinariamente difíciles". Si en febrero el PSOE pidió la dimisión de Rajoy porque el Gobierno no podía vivir "pendiente de los ataques de sinceridad" de Bárcenas, hoy es el país entero el que vive pendiente de ellos.

Además de exigir la dimisión de Rajoy, Rubalcaba aseguró que iniciará contactos con los demás grupos parlamentarios para abordar entre todos iniciativas conjuntas. No quiso avanzar esas posibles iniciativas hasta acordarlas, pero aseguró, como dijo el sábado ante el Comité Federal del PSOE, que no descarta ninguna. Para un país, argumentó, es "imposible de digerir" que su presidente está en manos de alguien al que el propio partido del gobierno califica de "delincuente".