Noticias

El selectivo consigue terminar la sesión en positivo a pesar de la indecisión de Bernanke

Como protagonistas de la jornada destacamos, por una parte la caída de los títulos de Nokia (-7,89%), y por otra, los bancos italianos que han acusado la rebaja de rating por parte de Moody’s a catorce entidades.

Los datos macroeconómicos tampoco han ayudado durante la sesión. La encuesta de confianza ZEW acaparó las miradas marcando un deterioro en su última lectura (21,1 frente a los 30 est).

La atención de los mercados volvió a estar en nuestro país ya que según el FMI se alargará la recesión un año más. El organismo también anunció que el gobierno no cumplirá con sus objetivos de déficit público ya que para este año estima que se cierre con un desequilibrio del 7% del PIB lo que se situaría por encima del objetivo de 6,3%. Lo que vemos aun más preocupante, es el ritmo de escalada de la deuda, ya que según las previsiones acabará este año en el 90,3% frente al 68,5% con las que finalizó el 2011. Además,Finlandia y España han alcanzado un acuerdo sobre los avales que exige Helsinki a cambio de participar en el rescate de la banca española. España aportará una garantía que podría alcanzar los 770 Mn€.

El Tesoro español ha sido protagonista ya que sorprendió con una emisión de 3.560 Mn€ en letras a 12 y 18 meses. Las rentabilidades medias fueron de 3,918% y 4,242% respectivamente, frente al 5,07% y 5,11% de la anterior. Esto ayudó al Ibex que finalizó la sesión en 6.558 puntos con una revalorización del +0,40%. Sin embargo la prima de riesgo no se vio influenciada y cerró la sesión en 559,43 puntos básicos. Dentro de las ganancias del selectivo, destaca la revalorización del 2,27% por parte de Iberdrola tras recibir un cambio positivo de recomendación de los analistas de Morgan Stanley. En cuanto a los números rojos, un día más la mayor caída fue para Bankia (-13,42%) a la que le ha pasado factura las declaraciones de Luis Linde, actual gobernador del Banco de España, en las que ha creado aún más incertidumbre al decir que aún es pronto para determinar con exactitud el coste de sanear la entidad.