Noticias

Sonae Sierra: “El consumo en los centros comerciales cae menos que en las tiendas de calle”

La contracción del consumo y la caída de la renta disponible de las familias está pasando factura a los comercios de nuestro país. Pese a todo, los centros comerciales parecen estar capeando mejor la crisis que los comercios de calle, donde la caída del consumo ha sido más abultada. El centro comercial es un destino mucho más que para ir de compras, ofrece también ocio, explica Alberto Bravo, director de Property Management de Sonae Sierra en España, compañía especializada en centros comerciales

Actualmente, la estrategia de Sonae Sierra pasa por centrarse en los activos existentes: “son activos de eficiencia probada, lo que hace que los comerciantes lo miren de otra manera”, reconoce su director de Property Management en España. Aún así reconoce que han sido capaces de incorporar un gran número de comerciantes, aunque este número habría sido mayor si la situación económica hubiera sido diferente.

Así, Sonae Sierra tiene muy claro que es el momento de apoyar al comerciantes, aunque requiera alternativas creativas: “es una cuestión win-win, donde nosotros también obtenemos un beneficio, porque nos interesa mantener la ocupación de los centros comerciales”

Son contratos, no adhesiones

Además, ha defendido que los contratos que unen a comerciantes con los centros comerciales son totalmente negociados y regulados por la Ley de Arrendamiento. “Incorporarse a un centro comercial no es firmar un contrato de adhesión sino una negociación”, ha defendido Alberto Bravo antes de reconocer que cada comercio y cada centro comercial es un mundo. En este sentido, ha reconocido que la rotación de comercios dentro de los centros comerciales se produce por la complicada situación económica y que si “los contratos fueran un problema, no existiría dicha rotación”.

Respecto al mercado inmobiliario, Bravo ha señalado que “estamos haciendo las cosas como nos permite la situación económica, pero también las estamos haciendo diferentes como consecuencia de la crisis financiera”. Y es que ha recordado que el sector inmobiliario se nutre de financiación, y que actualmente es “escasa y cara”. Es precisamente esta falta de financiación la que, a juicio de Bravo, puede provocar que el sector no acabe de despegar.