Noticias

Threadneedle: “Estados Unidos ha actuado mucho más rápido que Europa contra la crisis”

El segundo trimestre está deparando correcciones importantes para las bolsas europeas, y Rubén García Páez considera que la volatilidad seguirá reinando en los mercados del Viejo Continente. “Los inversores internacionales no creen que la reestructuración en Europa se esté realizando a una velocidad adecuada y desconfían de la acción del BCE”, sostiene García Páez, quien considera que esta falta de credibilidad, motivada especialmente por los países periféricos de la Eurozona, se traduce en desconfianza hacia los inversores europeos y del resto del mundo. El experto advierte de que las reformas que se han comenzado a realizar hace algunos meses, primero en Italia y después en España, tardarán aún un tiempo en poder crear un efecto beneficioso en sus economías. En este sentido, Rubén García Páez entiende que en Europa se ha respondido a la crisis a una velocidad ostensiblemente menor a la de Estados Unidos. “Desde el punto de vista macroeconómico, creemos que allí se ha actuado mucho más rápido. Estados Unidos ha inyectado liquidez al sistema y ha reestructurado su sector bancario antes”, asevera. Hasta que esas reformas a este lado del Atlántico aporten la credibilidad necesaria, el director general de Threadneedle en la Península Ibérica tiene claro que seguirán los nervios y la volatilidad en los mercados.

Para sacar partido de una inversión en este escenario, desde Threadneedle recomiendan, a la hora de invertir en fondos, hacerlo en Estados Unidos. “De cara a los próximos 12 o 24 meses nos parecen interesantes las grandes compañías americanas”, comenta García Páez. “Esas compañías van a participar del crecimiento global, ya que están muy diversificadas por todo el mundo”, añade, apuntando además otra opción que considera interesante: el cambio euro-dólar. “Estar en Estados Unidos y en el dólar es una buena opción”, recomienda el experto de Threadneedle. Es más, su opinión es que el Euro está sobrevalorado y que la divisa europea podría corregir próximamente hasta un nivel cercano a 1,15 dólares.