Noticias

UNESA: “La próxima reforma tiene que repartir el esfuerzo entre administraciones, ciudadanos y empresas”

“Con las medida que ha tomado el Gobierno, hubiera sido posible reducir el déficit a cero en este 2013 si no hubiera dos problemas: la caída del precio de los derechos de emisión de CO2 y la caída también de los impuestos a la producción de la energía”, ha explicado Eduardo Montes, presidente de la patronal eléctrica UNESA. Es por ello que montes apuesta por tomar medidas estructurales ya que, dice, las que se han tomado ahora han sido siempre coyunturales. “Aumentar los impuestos es siempre una tentación, pero se está haciendo sobre la generación, que no es la que produce el déficit. Lo producen los costes regulados”, ha recordado en este sentido. “Hasta el momento, la única medida de recorte de costes fue en abril de 2012, cuando se redujeron en casi 700 millones la retribución a la distribución, que es una de las más bajas de Europa y de la que depende la calidad del servicio. El gobierno no debería incidir ahí de ninguna manera”, demandan desde UNESA. 

No obstante, tiene cierta confianza en que el Gobierno empiece a legislar en la dirección adecuada. “La próxima reforma del sector energético tiene que ser sensata y repartir el esfuerzo entre la administración, los consumidores y las compañías”, defiende Montes antes de reconocer que le “parece un poco pronto” para que haya el Gobierno anuncie una nueva normativa del sector el próximo viernes.

En cualquier caso, Eduardo Montes asegura que el objetivo del Gobierno debería ser que “el ciudadano pague poco a poco lo que realmente cuesta la electricidad”.  Y es que asegura que “no tiene sentido” que el consumidor final no pague lo que debe y que el déficit de tarifa siga aumentando. Un déficit que recuerda se empezó a generar de manera muy dura con las primas a las energías renovables y sobre todo, según ha explicado, durante las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero.

¿Una quita en el déficit de tarifa?

Frente a una posible quita, el presidente de la patronal de las eléctricas se muestra contundente: “es una deuda que contrae el Estado con una serie de compañías eléctricas que están obligadas a pagarlo lo haya generado quien lo haya generado. Pero también hay un derecho irrenunciable de cobro por parte de las eléctricas”. Y a aquellos que aseguran que dado los beneficios que obtienen las compañías eléctricas esta quita podría ser un mal menor, recuerda que “han tenido la valentía, igual que la banca o las telecos de diversificarse en el extranjero y ganar dinero fuera aunque en España tengan problemas”. En este sentido asegura que es “gracias al exterior por lo que pueden mantener la estructura dentro de nuestro país”.  De hecho, ha mostrado sus dudas a la hora de responder sobre si trabajar en España es rentable para las empresas eléctricas.

Además, Eduardo Montes ha reconocido que el mercado español de la energía tiene “una capacidad de absorber inversiones no muy alta” como consecuencia, a su juicio, de la gran generación que ya existe, de la retribución baja a la distribución y de una falta de liberalización del sector. “Mantener un déficit de tarifa como este significa algo parecido a un rescate bancario, y asusta a cualquier inversor”, ha añadido antes de demandar una solución que parezca sensata a ojos de los inversores extranjeros.

Finalmente, el presidente de UNESA se ha referido al mix energético, del que ha asegurado “no es malo” pero tiene un problema: “hay que tener en cuenta que las energías renovables o se pueden consolidar para un momento pico de más del 9%, por lo que alguien tiene que estar detrás para que cuando no haya sol o viento siga habiendo luz en casa”. Un problema ante el que Eduardo Montes apunta a los ciclos combinados.