Noticias

Varapalo de Bruselas: la recesión podría seguir en 2014

Entre estas medidas, la Comisión insta a España a estudiar la posibilidad modificar la aplicación de los tramos reducidos del IVA, ya sea reduciendo los productos y servicios que tienen estos menores gravámenes o aumentando las tasas. También pide al país que explore la posibilidad de incrementar la aplicación de tasas medioambientales, sobre todo las referidas a la energía y los combustibles.

Por otro lado, alerta de que el déficit de tarifa del sector eléctrico supone un "riesgo macroeconómico innegable" y podría afectar "de forma negativa" a la evolución de la deuda en el futuro.

UN PARO INSOSTENIBLE PARA BRUSELAS

El paro es uno de los factores que podrían lastrar a la economía. La Comisión advierte de que cada vez hay más familias hipotecadas que se están viendo afectadas por el desempleo. Eso, unido a la reducción de la renta disponible y a la caída del precio de la vivienda en un 31% está debilitando -sostiene-la capacidad para pagar deudas. En este sentido, Bruselas avanza que la morosidad seguirá al alza y los precios de las viviendas a la baja.

Pero hay más. España suspende en 6 de los 11 puntos sometidos a revisión, de acuerdo con datos a cierre de 2011. De 13 países examinados, Bruselas sólo aprecia desequilibrios excesivos en España y Eslovenia. Tirón de orejas para ambos que, antes de que termine el mes, deberán enviar una "respuesta política global y detallada para corregir esas desviaciones". El 29 de mayo la Comisión decidirá si son suficientes o pone en marcha el proceso sancionador.

De momento, el departamento que dirige Olli Rehn ya avanza a Rajoy qué es lo que quieren. Lo primero, la revisión de la reforma laboral para que garantice, por ejemplo, una mayor empleabilidad para jóvenes y una mayor flexibilidad interna. También pide reforzar las políticas activas de empleo, garantizar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social, impulsar el mercado del alquiler o completar la recapitalización de los bancos rescatados.

"Aunque el ajuste de los desequilibrios ha avanzado en 2012, los riesgos para la estabilidad macroeconómica y financiera todavía no se han disipado", apunta la Comisión. "La agenda de reformas  sigue siendo incompleta, e incluso las reformas que ya se han aprobado todavía no han tenido pleno efecto debido a retrasos en su aplicación", resalta el informe. "Como resultado, la capacidad de ajuste de la economía sigue siendo insatisfactoria, ya que la mayor parte del ajuste recae sobre el empleo", agrega Bruselas.