Noticias

Buena alimentación para un mejor bronceado

La piel se broncea como defensa contra la agresión de los rayos UV. Se producen 2 efectos inflamación y activación de los melanocitos. Los melanocitos excitados producen melanina que es el pigmento que a modo de pantalla protege la piel y la que da el color bronceado de la piel.

Hay alimentos que estimulan y prolongan la mejor calidad del bronceado y son todos aquellos de color rojo o naranja como el tomate o la zanahoria. En definitiva son alimentos ricos en betacarotenos.

LAS VITAMINAS QUE FAVORECEN EL BRONCEADO
Betacarotenos. El betacaroteno, al igual que los cientos de antioxidantes que existen en los alimentos, neutraliza los temidosradicales libres, responsable del envejecimiento. Pero, además, posee funciones específicas que lo diferencian del resto. En primer lugar, es pro vitamina A; es decir, tiene la capacidad de convertirse en vitamina A cuando ésta falta en el organismo. La ventaja de consumir betacaroteno en vez de vitamina A, es que un exceso de esta última podría ser potencialmente tóxico pues ésta se acumula en el hígado. En cambio, el exceso de betacaroteno se acumula en la grasa del cuerpo y ayuda a proteger la piel de los rayos ultravioletas.

Vitamina A. también influye en el sistema inmunológico favoreciendo la reproducción de glóbulos blancos, y protege del cáncer, pues estimula a las células para que secreten en mayor cantidad el “Factor de Necrosis Tumoral“.
Existen estudios que demuestran que el betacaroteno actúa estimulando el proceso inmunitario del organismo evitando que progresen algunas lesiones cancerosas. Incluso se ha demostrado que ante la ingesta de grandes cantidades de frutas y verduras que contienen muchos carotenoides se reducía hasta tres veces como mínimo el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer.

Vitaminas B1 y B2
La vitamina B1 o  tiamina interviene en varios procesos de nuestro metabolismo:
en la transformación de los alimentos en energía pesto que las enzimas que intervienen en este proceso metabólico necesitan de Vitamina B. La absorción de glucosa por parte del sistema nervioso: es un proceso donde interviene la tiamina, y como consecuencia de su deficiencia, se pueden presentar síntomas como la falta de coordinación y hormigueo en extremidades. Todo ello causado por la degradación de las fibras nerviosas. Cuando se nombra al sistema nervioso se incluye al cerebro, ya que esta vitamina es esencial para que el mismo pueda absorber la glucosa de manera adecuada. Si así no sucede, pueden aparecer problemas depresivos, cansancio, poca habilidad mental, etc. el buen estado de uno de los sentidos como la vista, también depende de la tiamina, para funcionar óptimamente, y así no padecer enfermedades como glaucoma (donde se han detectado niveles muy bajos de esta vitamina).

La vitamina B2 o riboflavina Interviene en la transformación de los alimentos en energía, la vitamina es fundamental para la producción de enzimas tiroideas que intervienen en este proceso. Ayuda a conservar una buena salud visual. Conserva el buen estado de las células del sistema nervioso. Interviene en la regeneración de los tejidos de nuestro organismo (piel, cabellos, uñas). Produce glóbulos rojos junto a otras vitaminas del complejo B, y en conjunto con la niacina y piridoxina mantiene al sistema inmune en perfecto estado. Complementa la actividad antioxidante de la vitamina E.

Vitamina C. Es antioxidante, por lo tanto neutraliza los radicales libres, evitando así el daño que los mismos generan en el organismo. Su capacidad antioxidante hace que esta vitamina elimine sustancias toxicas del organismo, como por ejemplo los nitritos y nitratos presentes en productos cárnicos preparados y embutidos. Es antibacteriana, por lo que inhibe el crecimiento de ciertas bacterias dañinas para el organismo. Ayuda a prevenir o mejorar afecciones de la piel como eccemas o soriasis. Es cicatrizante de heridas, quemaduras, ya que la vitamina C es imprescindible en la formación de colágeno.

Vitamina E: Es un antioxidante natural que reacciona con radicales libres solubles en lípidos de la membrana celular. De esta forma mantiene la integridad de la misma dando protección a las células ante la presencia de compuestos tóxicos, metales pesados (plata, mercurio, plomo), drogas y radiaciones. La toxicidad de estas sustancias extrañas está dada por los radicales libres que se generan durante la detoxificación (desintoxicación) del organismo.

Envejecimiento: Protege al organismo contra los efectos del envejecimiento eliminandolos radicales libres que causan degeneración de los tejidos como la piel y vasos sanguíneos. También protege contra los efectos mentales del envejecimiento como la pérdida de memoria.
Cicatrizante: la vitamina E es importante en la formación de fibras elásticas y colágenas del tejido conjuntivo. Promueve la cicatrización de quemaduras.
Protección contra la destrucción de la vitamina A, selenio, ácidosgrasos y vitamina C.
Cáncer: existe cierta evidencia que la vitamina E protege contra el cáncer aunque los estudios no han podido demostrar la eficacia de la vitamina E en este aspecto. Se cree que la vitamina E ayuda a proteger las membranas celulares del daño que producen los radicaleslibres, el cual puede conducir al desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer.

EN QUÉ ALIMENTOS SE ENCUENTRAN
Vitamina B2
Fuentes naturales de origen animal: la principal fuente es la leche y sus derivados, el hígado y vísceras, las carnes como la de ternera, cerdo, cordero y los pescados. 

Fuentes naturales de origen vegetal: espinacas, espárragos, aguacates (paltas), levaduras y hongos, germen de trigo y cereales integrales. 

Vitamina B1

Alimentos de origen animal: carnes (principalmente en la carne de cerdo y el hígado de ternera), lácteos
Alimentos de origen vegetal: las mejores fuentes de tiamina en este reino son: los frutos secos, los cereales integrales y todos sus derivados También encontramos vitamina B1 en los guisantes, las naranjas, las patatas, coles, espárragos Siempre que los cereales hayan pasado por el proceso de refinación, deben ser suplementados con Vitamina B1, ya que en ese proceso es donde se pierde la tiamina.

Vitamina A y betacarotenos:
En alimentos vegetales de color rojo y naranja

Vitamina C
Fuentes de origen vegetal: la gran mayoría de las frutas y verduras contienen vitamina C. Los que tienen mayor contenido de vitamina C son los pimientos, los cítricos, las coles, el coliflor, espinacas, las patatas (papas) frutas como el plátano, los mangos, la manzana, piña (ananá) y melón. Los escaramujos o rosa canina son la fuente más potente en vitamina C. Aproximadamente el 7% de su peso corresponde a la vitamina.

Vitamina E
Aceites vegetales germinales (soja, cacahuate, arroz, algodón y coco), Vegetales de hojas verdes, Cereales, Panes integrales

CONSEJOS PARA TOMAR EL SOL CON PRECAUCION

Aplicar un bronceador solar media hora antes de empezar la exposición solar.
Aplicar el protector cada vez que se salga del agua.
Aplicar una crema hidratante después de la exposición tras una limpieza de la piel mediante una ducha.
No hay que olvidar proteger otras zonas como:

– El pelo, existen protectores especiales en spray, espuma, gel (ideales para cabellos grasos y melenas cortas) o aceite.(mejor para cabellos largos y secos)
– Los ojos con unas gafas con  lentes adecuadas para protección uv.
– Los labios con barras protectoras especiales.

Es importante elegir la hora del día adecuada: el grado de radiación se modifica de acuerdo a la hora del día. La posición respecto al ecuador, la altitud, el viento, la capa de ozono, e
tc. son factores no controlables y por tanto exigen que estemos protegidos la mayor parte del tiempo que estemos expuestos al sol. Es importante también saber que las superficies reflectantes como el mar, la arena, y la nieve pueden producir un reflejo de la luz solar y mantener o aumentar los daños de esta.

También el fototipo de la piel es importante a la hora de la exposición, pero las pieles oscuras tampoco están exentas del daño solar, aunque cuanto más clara es la piel más susceptible es.
La ropa es preferible que sea de tejido estrecho que permita menor paso de la luz.
Las gorras aunque útiles para la cabeza no protegen del todo la cara.

SELECCIONAR LOS BRONCEADORES ADECUADOS.
Hay dos tipos de agentes protectores: las pantallas y los filtros. Las primeras desvían los rayos solares y evitan la penetración a través de la epidermis. Los filtros actúan por absorción, así que, absorben parte de la energía solar y la transforman en energía calórica.

El factor de protección solar indica la protección que da un bronceador (spf) y el número expresa el factor que incrementa el tiempo que protege tu piel sin quemarse,

Si se multiplica el tiempo que normalmente tarda la piel en quemarse por el spf obtienes el tiempo de protección sin resultar en una quemadura de la piel. Ejemplo un factor de protección 2 te dobla el tiempo que tu piel puede estar expuesta al son sin quemarse.

Aplicar el bronceador cada dos horas mínimo, y evitar la exposición solar de 11 a 17 horas. Los tres o cuatro primeros días  no se debería tomar el sol más de 15 minutos y aumentar progresivamente la exposición sin sobrepasar las dos horas seguidas.

Evita usar perfumes o colonias pueden hacer que tu piel se haga más sensible al sol

Si estas tomando anticonceptivos antibióticos o cualquier tratamiento médico consulta antes con tu medico.

Cuidar la piel desde la infancia, se ha demostrado que las quemaduras durante la infancia pueden evolucionar a cáncer de piel en edad adulta.