Noticias

Cap Roig vuelve a batir récords

Este pasado viernes, el espectacular concierto de clausura que ofreció Enrique Iglesias puso el punto final a la decimotercera edición del Festival de Cap Roig, uno de los certámenes musicales del año más importantes de toda Europa.

Tres semanas antes, el festival arrancó con las actuaciones de Manel, Diana Krall o Mark Knopfler, situando los Jardines de Cap Roig en el foco de atención de todas las miradas de público y medios de comunicación.  A partir de ese momento, grandes nombres de la escena musical como Keane, Fito & Fitipaldis, Pablo Alborán, Katie Melua o Rosario, siguieron llenando noche a noche las gradas del auditorio al aire libre más famoso a orillas del Mediterráneo.

Del 26 de julio al 16 de agosto, el Festival de Cap Roig ha reunido un total de 40.866 espectadores en diecinueve conciertos. Esta cifra ha superado todas las expectativas, situando la asistencia absoluta en un 96,5% de ocupación.  Un porcentaje que Juli Guiu, presidente de la promotora Ediciones Musicales Clipper’s y director del Festival, ha señalado como “la cifra más alta alcanzada en toda la historia del Festival.  Se trata de un éxito de público sin precedentes, por el que nos sentimos muy satisfechos y que viene a corroborar nuestra idea de confeccionar un cartel que prime por encima de todo el máximo nivel de excelencia, para seguir dando a conocer la marca Cap Roig como un referente en todo el mundo”.

Jaume Giró, director general adjunto de CaixaBank, entidad que acoge el certamen musical en sus Jardines de Cap Roig, destacó la triple vertiente del Festival: la cultural, la económica y la social. Giró explicó que “en el aspecto cultural, el Festival ha sabido reunir a los mejores artistas de su género”. Además, Giró subrayó el papel económico que tiene este certamen para las comarcas de Girona: “En estos tiempos de dificultades económicas, este Festival tiene el valor añadido de contribuir a dinamizar la economía local con la creación de unos 300 puestos de trabajo directo y con la generación de un impacto económico de unos 20 millones de euros en la zona, gracias a la atracción de un público de calidad que, además de asistir a un gran concierto, utiliza los servicios hoteleros, comerciales y de restauración”.