Noticias

Consejos básicos antes de iniciar el viaje de Semana Santa

En primer lugar es imprescindible la revisión de los neumáticos, sobre todo, si el vehículo lleva más ocupantes o carga de lo habitual. Además hay que verificar la presión de las ruedas, incluida la de repuesto, midiendo dicha presión con el neumático en frío. Alberto Morant, Director Comercial y de Marketing de Aurgi, recomienda estar seguros de que el neumático no presente ninguna malformación o algún corto o grieta y que no sobrepase los cuatro años de antigüedad o los 40.000 kilómetros. Concretamente, expone “Ante un desgaste excesivo, los neumáticos deben sustituirse”

Un punto crítico son los frenos, que deben ser verificados examinando el nivel del depósito del líquido de frenos. “Hay que observar si al frenar se oye un chirrido, lo que indica que la pastilla está endurecida o no hay placa de ferodo; si frenamos y se sienten vibraciones, implica un problema de discos ovalados o deformados”, explica el Director Comercial y de Marketing de Aurgi.

El conductor también debe verificar el estado de los niveles de agua refrigerante del motor, líquido limpia parabrisas, líquido de dirección asistida, aceite y alumbrado. El nivel de aceite hay que comprobarlo con el coche frío y en superficie llana y nunca debe estar por encima del máximo.

En lo referente al alumbrado, se debe revisar si todas las luces funcionan correctamente y verificar si el reglaje de las luces delanteras es el correcto, tomando en cuenta el aumento de peso del vehículo y si la circulación se produce por la noche.

Dentro de la suspensión, es muy importante comprobar el estado de los amortiguadores. Es conveniente confiar esta tarea a los profesionales mecánicos, pero el conductor puede saber si el amortiguador está bien o mal comprobando si pierde aceite el vástago.

Por último, Alberto Morant insiste en la importancia de la revisión de la batería: verificar su carga, el estado de los bornes y el nivel de agua.