Sectores

Donación de óvulos por ¿Solidaridad?

En la mayoría de foros femeninos donde busques “Necesito donante de óvulos” veréis que las respuestas de posibles donantes no bajan de las 10 respuestas. Hace algunos años, el perfil de las mujeres que donaban ovocitos era de una media de 20-22 años, que estudiaban o que veían esta aportación económica como un extra. Ahora la cosa ha cambiado, las mujeres suben de edad, tienen ya varios hijos a su cargo y no tienen trabajo.

Sin duda, las parejas que no pueden concebir de manera natural están agradecidos que haya donantes de óvulos que les ayuden en su recorrido para ser padres, pero la pregunta es: ¿Las personas que donan lo hacen por desesperación, por aumentar ingresos de manera fácil o por solidaridad? Siempre habrá excepciones, pero el dinero siempre es mucho más atractivo que la solidaridad. “Yo donaría, por ambas cosas, pero al principio lo que más me tiraría sería el dinero” cuenta una joven de 25 años con empleo. Otra nos dice “¿Cuándo se plantea alguien donar óvulos? Solo cuando necesitas el dinero, antes ni te planteas hacerlo”.

Proceso y riesgos de la donación 

Llamamos a la Clínica Tambre, aunque por teléfono no te informan de la cuantía que percibirá la donante, si te explican los pasos a seguir. Lo primero será acudir a la clínica donde te hacen una consulta con el doctor, te explica el tratamiento. Una vez que se acepta, te hacen una revisión psicológica y una ginecológica. En este proceso, por supuesto, firmas la aceptación de las condiciones y asumes los riesgos que pueda tener la cirugía.

El tratamiento consiste en inyecciones para hiperestimular los ovarios y que los óvulos aumenten en cantidad y tamaño. La intervención quirúrgica se hace con sedación y los ovocitos se extraen a través de una “punción ecográfica vía vaginal” informa el Dr. Buenaventura Coroleu, Coordinador Científico de la SEF y Jefe del Servicio de Medicina de la Reproducción del Instituto Universitario Dexeus. Según el Dr Coroleu “los riesgos son mínimos si se hace correctamente, solo hay un 0.5% de donantes que pueden sufrir síndrome de hiperestimulación ovárica” que puede producir dolores en el abdomen, aumento de peso o en el peor de los casos, dificultades para respirar.

La parte más fea de la donación de óvulos es cuando llegan las complicaciones. Una donante nos cuenta que “todo salió bien, en principio, hasta que a la semana la vejiga se obstruyó porque en la punción ecográfica me habían roto un vaso sanguíneo que me produjo hemorragia interna”. Una complicación que se tuvo que tratar de urgencia y con cirugía. Además, apostilla la que fue donante que “esto sin contar los dolores abdominales que no me permitían ni andar”.

Donaciones en cadena

Las chicas que van a donar, normalmente tienen amigas que lo harán casi con total seguridad y las clínicas los saben. Por esta razón, si alguien lleva a sus instalaciones a un nuevo donante, la mensajera puede embolsarse hasta 200 euros. Otra razón más para reclutar más futuros donantes. La compensación económica oscila entre los 600 y los 1000 euros, según la clínica a la que se vaya. ¿Merecen la pena los riesgos por esta suma de dinero?