Noticias

Relájate y déjate cuidar

Con el objetivo de aunar a diario el ahorro del tiempo, un servicio eficaz de belleza y también servir como lugar de ocio, en 2005 nace el concepto de Blow Dry Bar de la mano de Julie Flakstad. Esta norteamericana abrirá en Nueva York un espacio que revolucionará la idea tradicional de una peluquería: por primera vez aparecía un salón de belleza que se dedicaba exclusivamente a lavar y peinar, pudiendo conseguir un peinado de celebrity en tiempo récord, e incluso, con posibilidad de pedir el servicio a domicilio.

Tras una fulgurante conquista de California, San Francisco y toda la costa este de Estados Unidos, el concepto Blow Dry ha experimentado un progresivo éxito en países anglosajones como Reino Unido, Canadá o Australia, y está probando suerte en nuestro país. ¿Cómo? Gracias a Ana y su Blow Dry Bar. Ana Ruiz es una ingeniera con gran vocación creativa y una preocupación por el cuidado de su pelo que le viene de siempre. A raíz de un trabajo de comercial, comenzó a echar de menos un sitio donde poder peinarse en cuestión de 45 minutos, y si además podía disfrutar de un desayuno o un aperitivo durante la sesión, el atractivo del lugar aumentaba. Ana encontró la respuesta a sus necesidades en los Blow Dry norteamericanos. De este modo, con el propósito de llevar el look de las celebrities a la gente de a pie, decidió crear Blow Dry Bar, un nuevo establecimiento que pudiese ofrecer un servicio de calidad a un precio muy asequible.

En un ambiente elegante que evoca el lujo de los salones de belleza más sofisticados, el local integra las máximas de belleza y ocio gracias a la característica barra de bar dispuesta entre los sillones. Una vez acomodados, Blow Dry Bar invita a una sesión de peinado mientras se puede disfrutar de un snack que, dependiendo de la hora del día, puede variar de un desayuno compuesto por café y croissant a un cóctel de fin de semana. No es solo una sesión de belleza, es una sesión terapéutica que incita al deleite en todos los sentidos para todas aquellas mujeres con poco tiempo que se preocupan por su imagen.

Sin embargo, el espacio invita a mucho más. No es solo posible solicitar peinados a domicilio, sino que Blow Dry Bar se presenta como una alternativa estupenda a aquellas que buscan un plan diferente para un acontecimiento especial. Gracias a las beauty parties que Ana Ruiz ofrece, cualquier grupo de amigas puede celebrar un cumpleaños o una despedida de soltera a lo grande, disfrutando del espacio reservado exclusivamente paraellas en el salón. Blow Dry Bar está haciéndose cada vez más popular, y parte de su poder de convocatoria procede de las redes sociales: están presentes en Facebook, su arma más potente, y se encuentran en proceso de creación de Twitter y página web. Ana Ruiz recomienda a todo el mundo que vaya y lo pruebe. Blow Dry Bar no es una experiencia más, es un lugar donde poder disfrutar, relajarse y compartir risas y sesiones de belleza con nuestra gente más especial.