Noticias

El reto de acelerar el diagnóstico

Tres estudios en tres áreas sanitarias diferentes,realizados por expertos de GeSIDA, Grupo de Estudio de SIDA de la Sociedad Española deEnfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), coinciden en destacar que la mayoría de los diagnósticos de VIH son evitablemente tardíos, un problema que no es específico de la sanidad española, y que afecta principalmente en nuestro país a las personas de más edad, a aquellos que se infectaron por vía heterosexual o parenteral y a los inmigrantes, sobre todo a los que provienen de Latinoamérica y África Subsahariana. Las conclusiones de estos estudios, que coinciden en arrojar un alto porcentaje de diagnósticos tardíos y un número relevante de oportunidades perdidas para ese diagnóstico.

Una primera investigación el área sanitaria del Complejo Hospitalario de A Coruña revela, en un período temporal de dos años, una media de dos-tres oportunidades perdidas para el diagnóstico precoz de la infección por VIH. En este estudio, se analizó la atención recibida por 131 pacientes con una media de edad de 37 años, dos terceras partes españoles y contagiados por vía sexual en la mayoría de los casos. Y los resultados fueron que el 52% fue atendido en más de una ocasión en un centro sanitario, el 56% de ellos en Atención Primaria, y la mitad entre dos y cinco veces. Además, los motivos de consulta estuvieron directamenterelacionados con el VIH en el 57 % de los casos (mononucleosis-like, neumonías de repetición,diarrea persistente…) y probablemente relacionados en el 30%. El 71/% de los diagnósticos tardíos consultó previamente frente al 35,2% de los tempranos. 

A la luz de estos datos, los nueve autores participantes en la investigación, todos ellos del citado complejo hospitalario de A Coruña, concluyen que la mitad de los diagnósticos en su entorno son tardíos, dato equiparable a lo que ocurre en Europa, y que existen además ocasiones perdidas para un diagnóstico más precoz. Por ello, apuntan, “deben identificarse enfermedades y otros marcadores subrogados de infección por VIH para protocolizar estrategias de screening”. El estudio también muestra que existe un retraso entre el diagnóstico serológico y la valoración por el especialista. Así, en los diagnosticados fuera de la unidad de VIH, la media de tiempo entre ese diagnóstico y la primera consulta es de 3 semanas, y en el 14% de los casos superiora 12 semanas. 

Un segundo estudio en el entorno asistencial del Hospital de Mataró apunta que el 84% de los 140 nuevos casos de VIH detectados entre 2005 y 2010 había contactado con algún dispositivode salud en los cinco años previos al diagnóstico, y con una media de casi cinco consultas. La edad media de los pacientes era de 40 años, el contacto sanitario fue con la Atención Primaria en el 42,% de los casos, con urgencias en el 35,8% de los casos, y hospitalario en el 21,6%restante. Un 17,3% había consultado por una enfermedad relacionada con la infección de VIH. 

El tercero de esos estudios analiza retrospectivamente la atención prestada a los pacientes en los diez años precedentes al diagnóstico de VIH en los catorce centros de salud adscritos al Hospital U.F. Alcorcón, en Madrid, y muestra que 36 de los 48 nuevos casos de infeccióndiagnosticados entre 2007 y 2008 habían acudido a su Centro de Atención Primaria en alguna ocasión en los diez años anteriores. Concretamente, se documentaron 354 procesos asistenciales, casi diez por paciente en diez años. Los motivos de consulta más frecuentes fueron los procesos respiratorios (21%), digestivos (13%) y dermatológicos (11%). A 12 de estos pacientes ya se les había realizado la prueba de serología previamente con resultadonegativo. 

Excluyendo estos casos, el promedio de procesos asistenciales de Atención Primaria por paciente fue de 7,6. Los motivos de consulta más frecuentes fueron los procesosrespiratorios (21%), digestivos (13%), y los dermatológicos (11%). “Todas estas visitasconstituyen oportunidades perdidas para haberles diagnosticado antes o para haberestablecidos medidas preventivas”, concluyen los siete autores de este estudio, del Centro deSalud Laín Entralgo y el Hospital UF de Alcorcón. A su juicio, los resultados evidencian lanecesidad de “articular mecanismos para facilitar un acceso más precoz a la pruebadiagnóstica y a la prevención del VIH”. De los 48 casos nuevos de infección evaluados en elestudio, con una media de edad de 33 años, el 71% eran varones, el 58% inmigrantes, y la víade transmisión fue sexual en el 96% de los casos.

En todos estos estudios, el retraso diagnóstico se asoció de forma estadísticamentesignificativa a una menor recuperación inmune y a una mayor mortalidad. Desde el punto devista de la sostenibilidad, un estudio realizado en 2011 en GESIDA mostró que el diagnósticotemprano del VIH ahorra hasta 11.000 euros anuales por paciente. Por todo ello, los expertos de este Grupo de Estudio de la SEIMC insisten en la necesidad de facilitar un acceso másprecoz a las pruebas diagnósticas de VIH, sobre todo en Atención Primaria, mejorando los recursos para ello y fortaleciendo el compromiso de los profesionales, así como seguirinsistiendo en el riesgo de infección, riesgo que se está dejando de percibir como tal, sobretodo entre los jóvenes. En España se estima que en torno al 30% de las personas infectadas con VIH no lo saben.