Noticias

Sonrisas que curan

Javier Tejero, director de la Fundación Theodora, ha explicado en Edición Limitada que cuando una persona enferma tiene que ser ingresada en un hospital, todas sus rutinas y actividades se ven  interrumpidas bruscamente, una situación que es aun más grave cuando la persona enferma es un niño, y altamente crítica cuando la patología  obliga al niño a largos períodos de hospitalización. Por eso existe la Fundación Theodora, para intentar hacer más humana la estancia de los niños, niñas y adolescentes ingresados en los 20 hospitales en los que trabajan los "Doctores Sonrisa". Estos artistas profesionales ayudan a crear espacios de ilusión, contribuyendo a liberar tensiones de los niños hospitalizados, así como de sus familiares y del personal sanitario, para poder desdramatizar, en la medida de lo posible, la situación en la que se encuentran y ayudar así a una más rápida recuperación del estado de salud de los niños ingresados.

Los Doctores Sonrisa son artistas hospitalarios que realizan su trabajo de forma retribuida. Su perfil artístico es amplio, magos, payasos, actores, cuentacuentos… y todos adaptan estas características al ámbito hospitalario.

¿Quién fue Theodora?

En 1993, los hermanos Jan y André Poulie crearon en Suiza esta Fundación en memoria de su madre, Theodora, que murió tras una larga hospitalización. Desde entonces, este homenaje ha llegado a tres continentes y, actualmente, está activo en 8 países: Suiza, Bielorrusia, Inglaterra, Hong Kong, Italia, Turquía, Francia y España. En España trabajamos desde el año 2000, donde un equipo de 30 artistas profesionales visita a los niños ingresados en 20 hospitales de todo el país.

Programa PLANTA, visitas personalizadas a niños hospitalizados

Los Doctores Sonrisa visitan a todos los niños y adolescentes ingresados en uno de los 20 hospitales en horario de tarde un día a la semana y las 52 semanas del año. El objetivo fundamental es alegrar la atmósfera de las plantas de pediatría de los hospitales y cambiar el ambiente de las habitaciones, aliviando su aburrimiento y haciendo más agradable la estancia de niños y jóvenes. Las visitas de los Doctores Sonrisa mayudan a crear espacios de ilusión y
sonrisas, contribuyendo a liberar tensiones de los niños hospitalizados, así como de familiares y del personal sanitario, para poder desdramatizar, en la medida de lo posible, la situación en la que se encuentran y ayudar así a una rápida recuperación del estado de salud del niño ingresado.

Los Doctores Sonrisa trabajan en coordinación con el personal médico-sanitario del hospital para colaborar en la mejora de la calidad de vida del niño. Además, su formación les permite adaptar la visita al estado anímico y clínico de cada niño