Sectores

Menos políticos. Más banco. Más crédito

Con este motivo la Ministra de Economía  ha afirmado que "así el sector financiero asume en su totalidad los costes que pueda tener su reestructuración", mensaje que para el ciudadano de a pie se traduce en que si han sido los "financieros", “los "banqueros", quienes nos han traído hasta aquí, deben ser ellos quienes nos saquen del atolladero pagando por sus errores, populismo en estado puro.

Sin embargo, la Sra. Salgado esta olvidando:

A) Que la mayor parte de las aportaciones al fondo resultante provienen de los bancos.

B) Que quien ha generado el gran agujero, que ahora hay que tapar, son las cajas, salvo honrosas excepciones.

C) Que las cajas han llegado a la situación actual gestionadas no por "banqueros" sino por políticos y sindicalistas, y que una de las principales causas de la misma ha sido su instrumentalización "ad maiorem gloriam" de los partidos políticos gobernantes en cada comunidad y de sus empresarios afines.

Y D) Que la supervisión de sus actividades correspondía al Banco de España, hasta hace no mucho institución ejemplar en su diligencia e independencia, aunque en los últimos tiempos se este deteriorando este prestigio, pero también correspondía a las propias comunidades autónomas "en el ámbito de sus competencias". Y los dos supervisores, aunque por razones diferentes, han mirado para otro lado. Y es a día de hoy, que a pesar de la situación de quiebra técnica de muchas y de todo tipo de escándalos, esté por llegar la exigencia de responsabilidad alguna.

Así pues, la realidad es que ese casi cincuenta por ciento de nuestro sistema financiero, las cajas, que ha sido sido manejado fundamentalmente por la clase política, es el que realmente ha puesto en auténtico peligro al sistema. Esto no quiere decir que la banca no haya tenido ningún tipo de responsabilidad, en la creación de la burbuja inmobiliaria, por ejemplo, pero tampoco olvidemos que a principios de 2009, nuestro Presidente animaba a los bancos a seguir alimentándola. Y casi todos, unos con más dificultades que otros, en función de su exposición al ladrillo, capean el temporal. ¿Cuántos bancos acudieron al Frob?
Ahora los políticos de la UE quieren solucionar la crisis de deuda obligando a los bancos a recapitalizarse, frente a una eventual depreciación de los bonos de países periféricos, fruto de ineficientes gestiones económicas y grandes despilfarros de sus respectivos gobiernos, como la de Grecia. Suponemos que la recapitalización es para  que puedan seguir comprando más de estas deudas, cuando donde se debería  poner el foco es en la raíz del problema: el que el riesgo de las emisiones públicas desaparezca.

Exigir mas capital a los bancos, como ha dicho el presidente del Popular, Ángel Ron, solo conllevara mas deuda, y mas fragilidad de la misma, ya que finalmente serán los estados quienes tendrán que aportarlo. Por otro lado, ¿quién comprara una deuda  de la que automáticamente tendrá que provisionar una parte? ¿Quién financiara a estos estados? ¿Qué repercusión tendrá la medida en la concesión de créditos por parte de los bancos? ¿Estamos locos?

Escribo con los mantras de la Puerta del Sol todavía en los oídos. ¡Menos políticos! ¡Menos banqueros! Hago mío el primero, no así el segundo. ¡Por favor, menos políticos y más banco! ¡¡¡Más crédito!!!

A.C. PECKIM
Consultor de Comunicación y Publicidad