Noticias

Heinz a España: "Hay que creer y trabajar duro"

Albert Moncau, managing director de España, Francia y Portugal de Heinz, cree que el empleado español es “tan o más bueno que otros del mundo”. Una afirmación sostenida por la experiencia y la oportunidad que ha tenido de trabajar en otros países y conocer otros mercados. “No tenemos que sentirnos peores, sino mejores que otros mercados”.  A su juicio, tenemos que “creer en lo que tenemos y trabajar duro para superar los obstáculos”.

Como directivo de Heinz considera que con la motivación y la gente adecuada, un empresario puede superar cualquier obstáculo. Hace especial hincapié en el equipo humano de las compañías, un eslabón que considera clave para “maximizar los resultados”. En este sentido, recuerda su gusto por la canción September, de  Earth Wind and Fire, porque, tras su aparición en  la película “Intocable” asegura, “representa el poder de la superación”.

La exportación, la clave del éxito

Respecto al papel del directivo, considera que es un catalizador, ya que a su juicio se tienen que mezclar bien los elementos para que funcione todo bien. En este sentido, cree que cada ejecutivo tiene su manera de trabajar, pero destaca como meta propia “seguir haciendo crecer a la compañía” como en los últimos tres años. Lo cierto es que a pesar de las dificultades actuales, Heinz sigue obteniendo beneficios y creciendo a un 5% anual. El secreto para Moncau, está por un lado en que la compañía pertenece al mercado de la alimentación, un sector, que a su juicio, no ha tenido la bajada de consumo padecida por otros; del otro lado, destaca la importancia de la innovación, tanto  para el mercado español y para la exportación. La fábrica situada en España exporta directamente a los países del Reino Unido, Francia, Polonia, Holanda, países nórdicos y Bélgica.

Otro gran pilar para Moncau al frente de Heinz es la innovación. “El auge de las marcas blancas no es nuevo , intentamos innovar y diferenciarnos de ellas para conseguir ganar”.

La adaptación a los mercados es para Moncau fundamental, donde el idioma ocupa un lugar importante. Considera que España va mas tarde que el resto de países en cuanto a la habilidad para hablar otros idiomas. “Hemos estado cerrados al mundo muchos años y ahora nos estamos abriendo”.
 
Mucho más optimista se muestra en lo que a la toma de decisiones se refiere.  Cree que España ha tomado medidas, pero el problema de nuestro país, dice, es más "gordo". Pone como ejemplo a Francia donde hay muchos problemas también, a pesar de que parezcan menos importante, “ocurre más o menos lo mismo que en España”.  Nuestro país para Moncau, arrastra el problema de la deuda y no sabe si finalmente será asistido o no por un rescate.