Noticias

Iberia da luz verde a su filial Express

 Iberia creará finalmente su propia compañía de bajo coste, con el nombre de 'Iberia Express' que previamente había registrado, como una nueva filial para operar "parte de la red de corto y medio radio", según ha aprobado este jueves el consejo de administración de la aerolínea que preside Antonio Vázquez.

La nueva compañía, que iniciará sus operaciones en el verano de 2012, contará inicialmente con cuatro aviones A320, que alcanzarán los 13 a finales del próximo año, y todos provendrán de la actual flota de la aerolínea.

Iberia explicó que la nueva filial nace con el objetivo de "competir eficientemente" en el mercado doméstico de España, así como "también en Europa" y aseguró que "no afectará a sus acuerdos de colaboración con Vueling y Air Nostrum".

"La creación de Iberia Express no afectará a los términos y condiciones laborales de los actuales empleados de Iberia y no variará la actual colaboración con Vueling y Air Nostrum", señaló en un comunicado.

 En esta línea, destacó que Iberia Express tendrá unos costes de operación "más bajos" que el "deficitario negocio de corto y medio de Iberia".

Para ello, la aerolínea contratará nuevo personal a costes de mercado y, a su vez, optimizará la utilización de sus aviones. El mantenimiento y el 'handling' serán realizados inicialmente por Iberia.

TRES AÑOS DESPUÉS DE SU ANUNCIO.

En octubre de 2009, el consejero delegado de la aerolínea, Rafael Sánchez Lozano, anunció la intención de Iberia de crear una nueva compañía de bajo coste para las rutas de corto y medio radio, con base en Madrid, para contrarrestar la competencia de las aerolíneas 'low cost' en este mercado. En previsión de ello, la aerolínea registró la marca Iberia Express.

El anuncio de la nueva compañía sembró los temores de los diferentes colectivos de Iberia, en medio de sus respectivas negociaciones de los convenios colectivos, lo que derivó en la inclusión de cláusulas y una serie de condiciones para los tripulantes de cabina (TCP) y el personal de tierra, vinculados a esta nueva marca, en el caso de que la nueva 'low cost' se lanzara.

Con los pilotos, con los que sigue negociando, no ha sido posible cerrar ningún acuerdo. El actual convenio en vigor, según el Sepla, obliga a la compañía a realizar estos vuelos dentro de la compañía.

El jefe sindical del Sepla en Iberia, Justo Peral, ha asegurado que esta decisión es "ilegal", porque "contraviene" los acuerdos suscritos entre la dirección y el colectivo, y ha acusado a la compañía de "querer la guerra".

Peral aseguró que los pilotos tomarán "todas las medidas legales" a su alcance para intentar frenar la creación de una compañía de bajo coste.

En medio de las negociaciones, Iberia acudió a acuerdos con su filial Air Nostrum y con su participada Vueling, de la que controla el 45,85%, para operar algunas de sus rutas durante la temporada estival. En el caso de Vueling, coincidiendo con la temporada de invierno, Iberia ha recuperado varias rutas y ha reducido de seis a uno los aviones alquilados a la compañía que preside Josep Piqué.

Desde Air Nostrum, el consejero delegado de la compañía, Carlos Bertomeu, aseguraba la semana pasada que prefería tener "un socio lo más sano posible" y descartaba que esta decisión conllevara alguna diferencia sustancial al reparto de rutas que ambas compañías negocian anualmente.