Noticias

La Administración canibaliza el crédito

La asfixiante coyuntura económica por la que pasan las Administraciones Públicas está provocando que éstas expulsen a la empresa privada del acceso a la financiación. En primer lugar lo estamos viendo en el acceso a los mercados de deuda: con tipos de interés rozando el 6% desde hace semanas, y un “riesgo país” demasiado elevado, nuestras empresas se las ven y se las desean para colocar su deuda.

De hecho, no ha sido hasta el pasado mes de octubre cuando las ‘grandes’ han podido acceder al mercado con una cierta facilidad. Según datos de Bolsas  y Mercados Españoles, la negociación de deuda corporativa alcanzó los 347.780 millones de euros, un 64% más que en septiembre. Sin embargo, vemos cómo estos datos suponen una caída respecto al año pasado del 25%. Ahora bien, si entramos en el detalle, también se observa que las admisiones a negociación de nuevas emisiones fueron un 76% menos que en 2011, lo que demuestra que la mayor parte del volumen negociado son refinanciaciones de emisiones anteriores.

Pero como no sólo de emisiones viven las empresas, tenemos que echar un vistazo al crédito bancario. Y ahí nos damos cuenta de que las cosas tampoco están mucho mejor. El efecto ‘crowding out’ o expulsión, se está cumpliendo a rajatabla. Como el Estado necesita dinero para cubrir el déficit, canibaliza todo el crédito disponible tanto en los mercados como en el sector financiero. Y eso es lo que estamos viendo en el último año. De hecho, ahora mismo, hay comprometidos con los bancos 78.000 millones de euros.

Basta para darse cuenta de ello con mirar a las cuentas que han presentado las entidades financieras. ¿Y qué nos encontramos? Pues que el crédito a la Administración Pública crece bastante más en el último año que el concedido al sector privado. De hecho, según las fuentes consultadas, en este incremento de préstamos a Estado, Ayuntamientos y Comunidades, intervienen varios factores: la refinanciación  de créditos y el Plan de Pago a Proveedores, que han cubierto las entidades financieras.

Aunque entidades como BBVA, Santander, Caixabank y Bankia han puesto la mayor parte del dinero, casi 16.000 millones de euros, donde más se deja notar su influencia es en la banca mediana con clara vocación de ayuda a la PYME. Es decir, en Banco Popular y en Bankinter. Si empezamos mirando a lo que sucede en la entidad que dirige Mª Dolores Dancausa, nos encontramos con que los préstamos a la Administración Pública aumenta un 196%, hasta los 1.581 millones de euros. Un alza muy parecida al que nos encontramos en el caso de Banco Popular, que pasa de entregar 1.346 millones en 2011, a los 4.025 millones que tiene a 30 de septiembre.

 

créditos de Bankinter

créditos de Popular

Si miramos los gráficos, nos damos cuenta también de que el crédito al sector privado no crece igual. Más bien al contrario. En Bankinter cae un 0.77%, mientras que en el caso del Popular suma un 16.5%.

Los Gemelos

Entremos ahora de lleno en las grandes entidades. El BBVA y Santander, en donde el crédito a la Administración Central, Autonomías y Ayuntamientos también crece. Destaca sobre todo el caso de la entidad que preside Emilio Botín, que repunta un 43.7%. Pero más llamativo es, todavía, que el crédito a empresas cae un 8.2% respecto a 2011.

En el caso de la entidad que preside Francisco González la cosa es distinta, aunque no mucho mejor. Como decimos el crédito a la Administración es del 5.8%, pero para le resto de sectores residentes la cosa es bien distinta: crecen los préstamos, pero sólo un 3.5% hasta los 170.969 millones de euros.

Entre los grandes, la única entidad que no aumenta este año su crédito público, es Caixabank. El banco que preside Isidre Fainé ha caído un 1,4% hasta los 14.239 millones de euros y, sin embargo, aumenta el que otorga al sector privado un 26%.

El dato más curioso es el de Bankia. Una entidad que registra pérdidas de 7.000 millones de euros y que, sin embargo, aumenta su exposición de crédito público un 37,5% hasta los 9.068 millones de euros. Dinero para el Estado que, sin embargo, resta al sector privado. ¿Cuánto le da? 139.584 millones de euros, una caída del 12%.

Por terminar el repaso, podemos observar también Banesto. La entidad sigue el mismo patrón que el resto de principales firmas. Sube el crédito al Estado un 37% hasta los 3.734 millones y, sin embargo, el del sector privado desciende un 8%.

Como conclusión a todos estos datos podemos decir que la espiral deuda del Estado y Bancos continúa. También que el crédito no volverá a fluir en mucho tiempo. ¿El motivo? Según nuestros analistas está muy bien que las entidades “provisionen” pérdidas por el sector inmobiliario, pero esto hace que los préstamos no crezcan.

Pero por si fuera poco, hay que tener en cuenta también otro factor más: es lógico que no haya tanto problema a la hora de dar dinero a la Administración Pública porque no hay que dotarlos en los balances.
No se contempla el riesgo de impago, pese a que existe una morosidad latente del Estado, Comunidades y Ayuntamientos.