Noticias

APCE:"El alquiler es una opción, pero también hay que financiarlo"

¿Cómo está el sector promotor en España?

No está bien, estamos viviendo momentos difíciles. Nuestro sector que es absolutamente dependiente del crédito para iniciar la construcción de la vivienda y para la venta, no está bien. Necesita un cierto ajuste, que haya crédito para iniciar de nuevo actividad. Aunque hay un stock de vivienda, éste no es uniforme. Hay ámbitos territoriales donde hace falta vivienda y otros donde sobra.

El último dato que tenemos en el mercado inmobiliario es el de la firma de hipotecas: en diciembre se firmaron 17.577 hipotecas sobre vivienda, un 27,8% menos que en el mismo periodo de 2011. Y en el conjunto de 2012 la caída acumulada es del 32,7. ¿Qué le parece es dato? ¿Continuará la tendencia en este 2013?

Es una caída importante. Para comprar una vivienda, siempre hace falta una hipoteca. A pesar de todo, la cifra es mejor de lo que arroja la actividad. El año pasado se iniciaron unas 60.000 viviendas y el número de firma de hipotecas concedidas fueron unas 300.000. El número de hipotecas es todavía razonable pensando en cómo está la financiación. Pero el dato es insuficiente para la necesidad de primera vivienda que hay.

El CIS arroja esta cifra: el 97% de los españoles no tiene pensado comprarse casa este año. ¿Qué le parece?

No tiene pensado comprarse casa porque no puede comprarse casa. Este dato refleja una falta de confianza a nivel país, una falta de actividad económica y una falta de crédito. Todas son caras de la misma moneda. España está en una situación de emancipación cinco años poro encima de  la media europea. Esa gente que no se emancipa es porque no puede hacerlo, no porque no quieran.

¿Cuánto va a pesar el fin de deducción de vivienda en la compraventa?

La compraventa este año no va a ser importante. Desde el sector entendemos que  hay poco dinero pero no nos importa crear vivienda para que se alquile. Pero lo importante es que se utilice la vivienda. Si no es a través la vivienda en propiedad, pues en alquiler. Pero la vivienda en alquiler también hay que financiarla y las grandes dificultades que tenemos son de financiación.

¿Por qué no somos de alquiler?

Hasta no hace mucho, los tipos de interés hipotecarios estaban por debajo del coste real de la vida y con un incremento continuo de la vivienda, a la familias les interesaba más comprar que alquilar. Se endeudaban pero sus pisos cada vez valían más. Además, con la facilidad que había al crédito, esto hacía que las familias compraran. Lo que nadie esperaba era un ajuste tan brusco y una falta de crédito y una disminución de los activos.

¿Cual es el precio real de la vivienda?

Es complicado saberlo porque la vivienda es un producto muy heterogéneo. Fundamentalmente dependiendo de donde esté localizada, el ajuste de precio ha sido uno u otro. De media hay un ajuste de un 30%, pero esa media supone comparar viviendas que se están haciendo en Madrid con las que se hacen en pueblos en sitios recónditos. En algunos sitios hace falta un poco más de ajuste y en otros sitios un poco menos, incluso ya ha tocado suelo.

Otro actor protagonista es la SAREB en el sector, ¿será la solución?

Es un instrumento financiero para transferir los activos inmobiliarios de las entidades intervenidas. Está en el interés de todos que funcione bien. La referencia de valor que se establezca desde la venta de activos de la Sareb, va a servir para ver cómo se comporta el mercado. Pero no olvidemos que cada vez que se vende una casa más barata, estamos despatrimonializando a las familias. Es decir, se ha perdido más de un billón de pesestas en la riqueza de las familias por la pérdida de valor de activos. En esto está la Sareb y esperemos en que consiga sus objetivos lo antes posible.

¿Qué podemos hacer con todos los pisos vacíos?

Ocuparlos para disminuir el stock. Por una parte, hay bastante vivienda de segunda residencia a extranjeros y esto es dinero de fuera que entra en el país. La venta de viviendas a no residentes produce el mismo efecto que la exportación. Al mismo tiempo tenemos que encontrar un uso para la vivienda a residentes. Esto lo conseguimos a través de venta y a través del alquiler, hay que flexibilizar las políticas para que la vivienda tenga el destino final que tiene que tener.

¿Cuándo veremos una mejora?

Será muy progresivo. Este año no va a ser bueno a nivel de actividad. Espero que las medidas que se han tomado hagan que el año que viene, a partir del final del trimestre se empiece a reiniciar la actividad económica.