Noticias

AXA: "Invertimos en la SAREB por razones de sentido común y solidaridad"

"Las aseguradoras no provocamos la crisis pero podemos ayudar a resolverlas". Esta mentalidad fue la que llevó a la aseguradora AXA a aportar 10 millones de euros a la SAREB. Asi, según explica su Consejero Delegado, Jean-Paul Rignault, "esta inversión no se hizo por razones financieras sino por una decisión de solidaridad y de sentido común. Y es que la recuperación del sector bancario es un punto clave para el desarrollo de nuestro negocio asegurador". En esta línea, ha explicado que aunque esperan recuperar el dinero invertido en la SAREB, "la diferencia entre bancos y aseguradoras es que nosotros somos jugadoras a medio y largo plazo, con lo que tenemos tiempo para recuperarlo".

Rignault ha defendido también el papel de las aseguradoras, asegurando que han realizado sus inversiones de manera selectiva. Del mismo modo, ha recordado que no tienen un problema de liquidez.

Consolidación de AXA

Concretamente sobre AXA, ha señalado que 2013 será un año de consolidación para la compañía: "las crisis son siempre una oportunidad para reconsiderar la situación, una invitación sana al cambio, a adaptarse a un entorno nuevo, y eso es lo que estamos haciendo desde AXA". Así, ha explicado que han realizado un cambio en su gama de productos, para adaptarse mejor a las necesidades y posibilidades de sus clientes. Además han apostado por la diversificación de su actividad.

"Cada país es diferente de los otros, pero AXA no ve a España como un país muy distinto, quizá un poco más difícil de desarrollar el negocio por la situación económica del país", apunta el Consejero Delegado de la aseguradora. No obstante, sí que se ha referido a la distribución de seguros de coches: "en España todo el mundo puede venderlos, algo que no ocurre en otros países".

¿Invertir en España?

Sobre si es posible invertir en España para grupos internacionales, Rignault defiende que "consiste en tener una postura de realismo y prudencia pero, a la vez, de optimismo e ilusión". En este sentido, insta a gobierno y empresas a ofrecer un discurso que se corresponda con la realidad pero que también sirva para reforzar la confianza.

Así se muestra optimista y cree que vamos a empezar a ver la luz al final del túnel y que la situación va a mejorar poco a poco: "2013 será difícil pero en 2014 y 2015 estaremos mejor" . Y se muestra convencido de ello porque defiende que "el gobierno está tomando medidas difíciles pero necesarias". Y aunque cree que esta salida será lenta, dice que ya se pueden ver algunos signos de esta recuperación, como las inversiones de fabricantes de automóviles, la bajada de la prima de riesgo o la balanza positiva de importaciones y exportaciones.