Las cábalas de Sacyr

El tiempo corre muy deprisa para Sacyr Vallehermoso. El 21 de diciembre, vence el plazo para que la constructora haga frente a su deuda de 4.900 millones de euros. Una deuda contraída por un préstamo con el que compró su participación en Repsol y a la que le tiene que encontrar una solución en menos de un mes.

Sacyr Vallehermoso ya ha pedido una prórroga de tres meses a sus bancos acreedores para ganar tiempo. Y es que necesita encontrar un comprador que adquiera entre un 8% y un 10% del capital.

De esta manera, sobre la deuda en cuestión, la última propuesta consisitiría en renegociar 2.265 millones, amortizar otros 2.135 millones vendiendo el citado paquete a un tercero y que el resto, 534 millones, lo asuman los bancos.
 

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies