Noticias

De Cabo se presenta ante el juez como una víctima de Díaz Ferrán

De Cabo, en su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, aseguró que fue Díaz Ferrán quien vació los bienes de las sociedades del Grupo Marsans antes de vendérselas, según explicaron fuentes jurídicas.

El imputado reconoció en cambio que le entregó varias cantidades de dinero al antiguo presidente de la patronal, pero aseguró que se trataba de un préstamo. El juez Velasco, en cambio, considera que De Cabo se comprometió a pagar a Díaz Ferrán "100.000 euros mensuales hasta alcanzar la suma de 8 millones de euros" tras pactar una estrategia para simular la insolvencia patrimonial del expresidente de la CEOE con el objetivo de eludir pagar a los cerca de 10.000 acreedores de Marsans.

El actual propietario del Grupo Marsans aseguró que las entregas de dinero respondían a un préstamo para el que Díaz Ferrán puso como garantía las hipotecas de los bienes de sus hijos. De Cabo dijo que también concedió un préstamo al fallecido Gonzalo Pascual, socio de Díaz Ferrán, quien, según esta versión, le ofreció como garantía el centenar de animales disecados -jirafas, búfalos, trofeos de caza, colmillos de elefantes, etc.- que se encontraron en una nave de Ribarroja del Turia (Valencia).

CUENTA EN SUIZA

El imputado también dijo ante el juez Velasco que ha salvado muchos puestos de trabajo en Marsans, según señalaron fuentes jurídicas. Reconoció asimismo que le compró un yate a Díaz Ferrán, pero aseguró que el barco siguió siendo utilizado por el antiguo representante de la patronal española.

De Cabo, por último, aseguró que la cuenta con 4,9 millones de euros que se le ha encontrado en Suiza no era secreta sino que servía como depósito para pagar a proveedores.

La declaración del propietario de Marsans ante el juez Velasco, que tuvo que ser interrumpida por falta de tiempo, se retomará el próximo 30 de abril. El magistrado de la Audiencia Nacional interrogará también ese mismo día a la 'mano derecha' de De Cabo, Iván Losada, y a su cuñado, Teodoro Garrido.

Los tres han solicitado a Velasco comparecer voluntariamente. Todos ellos se negaron a declarar ante el juez el pasado mes de diciembre tras ser detenidos en el marco de la "operación Crucero".

Díaz Ferrán y De Cabo ingresaron en prisión el 5 de diciembre de 2012. El juez le impuso una fianza de 30 millones de euros que fue rebajada a 10 millones el pasado 4 de febrero por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decidió asimismo el pasado 1 de marzo rebajar de 50 a 15 millones de euros la fianza impuesta a De Cabo.

Velasco imputa a De Cabo y a Díaz Ferrán un total de cinco delitos: alzamiento de bienes, insolvencia punible con la agravante de ocultación patrimonial de notoria cantidad de dinero, estafa procesal concursal, falsedad documental y blanqueo de capitales.