Noticias

La CAM: un bocado muy grande para el Sabadell

La próxima semana Miguel Ángel Fernandez Ordoñez puede poner fin a un largo e interminable capítulo del sector financiero con un protagonista, la CAM. Muchos han sido los que han observado exhibirse a la entidad alicantina, entre ellas La Caixa, Santander, Banesto o Ibercaja, aunque tan sólo una se decidió a presentar una oferta vinculante, el banco Sabadell.

Si el BdE otorga la CAM al Sabadell

Lo cierto es que la entidad catalana podría colocarse – al adquirir la CAM – al mismo nivel que su más directo competidor, el Banco Popular – que tras hacerse con el Banco Pastor – camina un paso por delante. Sin embargo los 71.300 millones de euros de activos que mantiene la alicantina, y sobre todo, la sangría producida en la caja intervenida el pasado 22 de julio que hasta entonces acumulaba unas pérdidas de más de 1.135 millones de euros, podrían suponer un duro golpe imposible de asimilar.

La cosa toma peor tono si tenemos en cuenta lo que cuentan fuentes del sector, según afirman la entidad alicantina tiene 7.000 millones de euros en préstamos a corto plazo en el BCE, y vencimientos por otros 5.000 millones en mercados mayoristas, es decir acumula 12.000 millones.

¿Y si el BdE dice 'no' al Sabadell?

Con este panorama, el regulador podría decidir no entregar la CAM a Sabadell. En este caso, tendría dos opciones: trocear la caja e intentar vender las partes – tal y como demandaba La Caixa, opción que no cuenta con el agrado de MAFO – o declarar la subasta desierta.

Es más, CaixaBank se mostró dispuesta a comprar partes de la caja, si finalmente el regulador decidiese trocearla.
Otra de las hipótesis que podrían manejarse, es que la CAM continuara en manos del FROB, a la espera de que el nuevo Gobierno comience a tomar medidas como la creación de un “banco malo”, una opción que no obstante, podría provocar que la deteriorada imagen del sistema financiero español, fuera aún peor.
El desenlace lo conoceremos, probablemente, a cierre de mercado – hasta entonces – las quinielas siguen abiertas.