Noticias

CECALE: "El crédito será una realidad en el primer trimestre de 2014"

El presidente de la Confederación de Empresas de Castilla y León (CECALE), Santiago Aparicio, ha señalado en el encuentro Somos Pyme de Gestiona Radio en Valladolid que la salud del tejido empresarial en la ciudad está algo constipada. "La crisis no nos ha afectado tanto que a otras zonas porque el sector agroalimentario tiene un peso importante y eso nos está salvando. El resto de sectores sobrevive como puede".

Según el INE, en el mes de septiembre en Castilla y León se crearon 213 sociedades mercantiles. Unos datos que según Aparicio son un indicador más de que algo está cambiando aunque también hay que tener en cuenta que "veníamos de una bajada importante. Aun así, todo apunta a que Castilla y León va a ser la comunidad autónoma que más va a crecer el año que viene".

Por su parte, José Antonio de Pedro, presidente de la Confederación Vallisoletana de Emprearios (CVE) considera que "con estos datos mañana no comemos. Esto nos dice poco. Nos desencanta escuchar que estamos saliendo de la crisis cuando la realidad es otra. El optimismo tiene que rozar con la realidad y ésta está lejos de la recuperación".

Desde CECALE muestran su preocupación por la falta de crédito para las empresas aunque confían que la fusión de CEIS con Unicaja sea positiva. "Esperemos volver a tener crédito dentro de muy poco. Calculo que para el primer trimestre de 2014 será una realidad", afirma Aparicio.

En este sentido, Javier León de la Riva, alcalde del Ayuntamiento de Valladolid, apunta que "los consistorios no son bancos. Hacemos todo lo que podemos para apoyar la creación de empresas pero el empleo es competencia de las Comunidades y del Estado". Por su parte, desde la Federación de Autónomos de Castilla y León (Feacyl) critican la lentitud de los trámites para crear una empresa y que "la morosidad nos está afectando de lleno. Sólo pedimos a las administraciones que nos dejen trabajar", apuna su presidente Javier Cepedano.

León de la Riva reconoce que en Valladolid no hay una sola empresa que haya tenido que cerrar porque el ayuntamiento no le haya pagado a tiempo. En el camino de la recuperación economíca defiende que "todos tenemos que apretarnos el cinturón. Yo tengo el sueldo congelado desde la prehistoria", matiza.