Noticias

Comienza la guerra en el seno de Banca Cívica

Asamblea complicada para el co-presidente de Banca Cívica. Una CajaSol, capitaneada por Antonio Pulido, celebra su consejo ordinario y extraordinario en Sevilla en un ambiente caldeado tras el anuncio de absorción por parte de CaixaBank, según fuentes cercanas a la entidad consultadas por este diario. Hoy los consejeros votan si quieren que la entidad sea integrada en el banco que preside Isidro Fainé, o no.

Pulido se enfrenta hoy – según las mismas fuentes – a una asamblea fuertemente dividida, “dado que muchos de los consejeros que se dan cita en Sevilla le recordarán que desde los anteriores consejos, la dirección de Cívica transmitió un destino muy diferente al que finalmente se producirá”, y apuntan a que muchas de las incómodas cuestiones que se plantearán serán dirigidas por el propio vicepresidente de CajaSol, Marcos Contreras.

Lo cierto es que el discurso que trasmitía Pulido durante los últimos encuentros con sus consejeros, fue distinto al que finalmente se ha confirmado. En un principio se presentaba a una Banca Cívica, en un proceso de negociación fuerte con otras entidades, aunque la que más fuerte sonó fue Ibercaja.

El tiempo dio un giro de 180 grados, y la actitud dominante de la dirección de Cívica han acabado por ver como la entidad es absorbida por CaixaBank, lo que podría provocar la salida – incluso – de los actuales copresidentes de Cívica, del organigrama final tras la integración en el banco catalán.