Noticias

Detractores y defensores del ‘Made in Spain’

Las 23 mayores empresas españolas han sido convocadas por el ministro de Exteriores, García Margallo, para potenciar la marca España en el exterior. Los gigantes de la construcción, las telecomunicaciones, la energía, la banca, las aseguradoras, el trasporte y las infraestructuras, acudirán el próximo 24 de enero al palacio de Viana para discutir cómo y de qué manera se relanza uno de los principales escollos a los que se enfrenta la economía española.

Sin embargo, algunos de los presidentes de los grandes de nuestro espectro empresarial han sido noticia durante 2011 precisamente por criticar a España, como oportunidad en el mercado, aquí recogemos la lista de sus frases ‘para el olvido’, pero también de defensores de la marca nacional.

Alierta y Borja Prado, ‘frases para el olvido’

Podemos comenzar la lista de ‘frases para el olvido’ por el presidente de Telefónica. Probablemente César Alierta es el mejor ejemplo de que hay ocasiones en las que mientras estamos haciendo un comentario en público rápidamente nos damos cuenta de que quizá no suena igual de bien que como en principio nos parecía. Seguramente eso pensó el presidente de Telefónica cuando en pleno foro Aragonex – el pasado 26 de septiembre de 2011 – no dudó en afirmar que “Internet existe en España gracias a las inversiones en infraestructuras que ha realizado su compañía, no existiría banda ancha en España sin Telefónica, ni la habría ni la habrá sin nosotros”, aseguró Alierta antes de sentenciar con la frase: “han sido estos mismos accionistas los que han hecho posible las cuantiosas nuevas inversiones que la compañía ha realizado en España y en el mundo hasta convertirse en la multinacional que es hoy. Por todo ello, Telefónica no le debe nada a nadie”.

No obstante, el mejor ejemplo de la falta de confianza de César Alierta en el “Made in Spain” sea como Telefónica ha restado visibilidad a su vertiente española durante el pasado mes de septiembre, la remodelación del negocio que Alierta organizó de la siguiente: Iberoamérica representa ya el 43% de los ingresos del grupo, frente al 25% que aportan Reino Unido, Irlanda, Alemania, República Checa y Eslovaquia y el 31% de España.

Con esta maniobra en la en la memoria acudirá el presidente de Telefónica al palacio de Viana a defender la Marca España, sin embargo no es el único que acude con algún dardo hacia nuestro país en su haber. Otro de los casos más llamativo fue el que el presidente de Endesa, Borja Prado,  le dedicó al mercado nacional y europeo.

Retomémonos hasta el pasado 16 de noviembre de 2011. Durante el Foro Latibex organizado por BME, el máximo responsable de Endesa espetó: “que mientras Europa se desangra en una irreductible crisis y Estados Unidos intenta recomponer sus cuentas fiscales", la mejor opción de “presente y futuro es desembarcar en Latinoamérica”. Extraña frase si lo que se intenta es atraer inversores a un necesitado mercado español.

Botín y Fainé, alféreces del ‘Made in Spain’

Sin embargo no todo han sido reproches a las “escasas oportunidades” que presenta España como marca.
Un claro ejemplo de demanda de confianza en nuestro país ha sido el presidente del Banco Santander, que no ha dejado de demandar “confianza en nuestro país”, suya es la frase: “España necesita reformas, trabajo y confianza”, que Emilio Botín repitió una y otra vez durante el discurso de la Junta de Accionistas que la entidad celebró el pasado 17 de junio de 2011. El presidente de Santander, añadía recetas: “ es clave completar la restructuración del sistema financiero en el que se han hecho cambios muy importantes en poco tiempo”.

Otro de los avalistas de la confianza en España es y ha sido Isidro Fainé. Durante unas jornadas organizadas por IESE Business School el pasado 18 de noviembre, el presidente de La Caixa rechazó que España tenga que ser rescatada a la vista de los máximos históricos que está alcanzando la prima de riesgo y ha apostado por recuperar la confianza de Europa "a base de hacer los deberes".

Son tan sólo cuatro ejemplos – detractores y defensores – de cuatro presidentes de gigantes españoles, que el próximo 24 de enero buscarán las recetas para dar confianza al ‘Made in Spain’.