Noticias

“La expropiación a Repsol fue pan para hoy y hambre para mañana”

Daniel Montamat, expresidente de YPF, cree que la pérdida de autoabastecimiento energético de Argentina, que usó hace un año la presidenta Cristina Fernández para justificar la expropiación de YPF a Repsol, “se debe más a errores de política energética que a la operación propia de Repsol”. Así, ha explicado que doce meses después, la política energética no ha cambiado y que el país andino sigue perdiendo reservas, sigue cayendo su producción de petróleo y cada vez está más lejos el autoabastecimiento de energía.

Unos problemas que, a juicio de Montamat, derivan del populismo con el que se gobierna el país, y que supone “pan para hoy y hambre para mañana”, ha asegurado. "El país está entrampado en el corto plazo, tanto la energía como la economía y todos los proyectos de futuro". Por ello, señala que al margen de líderes, si no se cambia esto, Argentina no va a recuperar su posición en la región ni en el mundo.

"Si reconocemos que el problema, más que el actor era de película, tenemos que cambiar el guión energético", ha añadido al respecto. A su juicio, YPF, ya sea argentinizada o controlada por una compañía española, va a terminar dando malos resultados si no se cambia la política energética, que actualmente lleva a sobreexplotar lo que está en producción y a hacer una mínima inversión exploratoria. Montamat también ha recordado que esta expropiación se realiza en 2012 sin indemnización previa: "un año después deberíamos tener ya una mesa de negociación para hablar con España, porque tenemos muchos otros negocios y se hace necesario despejar el problema de YPF".

Búsqueda de socios e inversores

El que fuera presidente de YPF hasta 1989 también se ha referido a la necesidad de ésta de encontrar un socio para explotar el yacimiento de Vaca Muerta; y aunque cree que puede proceder de distintos lugares del mundo, reconoce que los que más manejan esa tecnología son los norteamericanos: "Chevron ya ha tenido alguna aproximación". Eso sí, reconoce que el sector energético argentino está ya bastante internacionalizado y que si las empresas extranjeras no han hecho más inversiones es porque no les gusta la política energética. "Los potenciales socios y financistas están reclamando cambios en esta política y la posibilidad de ir a una YPF con autonomía de gestión. Mientras esto no suceda, habrá aproximaciones pero no inversiones concretas para desarrollar el potencial de Vaca Muerta y otros recursos que tiene el país", ha señalado al respecto.

Precisamente sobre las inversiones en Argentina, Daniel Montamat cree que lo que está operando en contra es que el país viene teniendo una inflacción importante desde hace años que no se termina de diagnosticar y resolver. "Esto hace que se abarate el dolar. Además, hay que ingresar dólares a un precio pero los costos suben", explica antes de añadir algunas otras restricciones como la dificultad de repatriar dividendos. "Por todo ello, las inversiones extranjeras se han reducido bastante, y es una de las dificultades que tenemos", se lamenta.

Impulso a España

Finalmente, Daniel Montamat ha querido dar un impulso a España, del que asegura que esperan con buena perspectiva que pueda superar sus problemas. Eso sí, reconoce que hay quien quiere asociar nuestra relación con el euro con lo que hubo en Argentina llamado convertibilidad y que dicen que los españoles nos hemos asociado a una moneda que no refleja nuestra productividad media. "Dicen que si tuvieran flexibilidad cambiaria ya estarían superando el problema del alto desempleo". No obstante, aseguran vernos dentro de la comunidad europea y nos anima a que "si hay que hacer algún esfuerzo durante algún tiempo para recrear condiciones para una España próspera, más vale el esfuerzo".