Noticias

GILMAR: "Igual que es el peor momento para vender, es el mejor momento para comprar"

El Consejero Delegado de GILMAR, Jesús Gil Marín, ha mostrado su apoyo al sector inmobiliario, un ámbito en el que sigue creyendo: “Hay algunos que tenemos la necesidad de creer que este es un sector que históricamente ha representado mucho para la economía de este país, ha empleado a mucha gente y hay algunos locos que seguimos confiando en él”. No obstante, ha señalado que la reactivación del crédito es necesaria para mejorar la situación este sector porque “es uno de los puntos fundamentales para que esto cambie” y ha apuntado que “la obligación de los que tenemos que defender a muchas personas y trabajar con equipos es motivarnos y convencernos de que esto es posible”. Para llegar a una posible solución y a pesar de desconocer las intenciones del banco malo, el directivo ha afirmado que “los bancos, tanto los malos como los buenos, juegan un papel importante en esta historia”. Sin embargo y a pesar de la difícil situación actual, ha querido indicar que se siguen comprando viviendas caras porque “igual que es el peor momento para vender, es el mejor momento para comprar”.

En cuanto a las inmobiliarias, ha destacado el cambio en el perfil de sus trabajadores: “Hace años el comercial de una inmobiliaria era alguien más sociable, ahora es gente preparadísima, con un nivel de informática brutal y con carreras y títulos. Hoy los que aguantan son verdaderos profesionales”. De la misma manera, el ejecutivo ha recalcado las diferencias que existen en el mercado según la zona en la que se encuentre la vivienda: “No se comporta igual en la costa que en Madrid, y dentro de Madrid no se comporta de la misma manera en el centro que en las afueras. Varía mucho porque son mercados distintos. Cuanto más alejado, más castigado, salvo las excepciones de las zonas residenciales ya consolidadas”. “Se ha estado dando la residencia a gente que no tenía la capacidad de mantener a su familia ni tenía una situación estable en este país”. Y es que Gil Marín es de la opinión de que la medida de dar el permiso de residencia a los extranjeros que compren una vivienda por valor superior a 160.000 euros “está fenomenal y es perfectamente plausible”. No obstante, ha advertido que siempre ”es necesario leer la letra pequeña a la hora de llevarlo a cabo”.