Noticias

Grünenthal teme el futuro farmacéutico

Guillermo Castillo, el director general de Grünenthal, la compañía farmacéutica líder en la investigación y el tratamiento del dolor, ha explicado para Diario Financiero que el éxito de su evolución positiva reside en la especialización y la inversión en I+D. Y es que el dolor, tal y como ha explicado Castillo, está reconocido por la Organización Mundial de la Salud como enfermedad. En este sentido y aunque aun queda mucho camino por recorrer, la sociedad y los profesionales están cada vez está más concienciados con su tratamiento e importancia.

Con la crisis, según ha reconocido Guillermo Castillo, los pacientes son conscientes del coste de los tratamientos y son ellos mismos los que ponen límites al uso de los servicios sanitarios, a pesar de que hacer desaparecer el dolor aumenta la calidad de vida. Por este motivo, en muchas ocasiones y según ha subrayado el director general de la compañía, los pacientes aluden a la conocida frase de "duele, pero duele poco".

Una vez adentrados en la situación financiera, sobre el último Real Decreto aprobado por el Gobierno y que, entre otros objetivos pretende reducir el déficit sanitario, Guillermo Castillo ha afirmado que fue toda una sorpresa. Y es que según datos de la patronal Farmaindustria, esta norma supone un impacto de 1.850 millones de euros al sector farmacéutico que, sumado a los anteriores, el recorte anual en la facturación del sector se eleva a 4000 millones de euros. A pesar de las buenas cifras de 2011, el director general de Grünenthal ha señalado que estas medidas han supuesto un descenso del 2% la facturación de 2011. Algo que, asegura, se verá incrementado en 2012, con una caída del 12% en la facturación prevista.

El otro de los problemas principales que afectan a los laboratorios farmacéuticos es la gran deuda contraída por las Administraciones Públicas. Sobre este asunto y según Farmaindustria, la deuda de las autonomías a los laboratorios creció el año pasado un 36%, superando los 6.300 millones de euros. En este sentido, Castillo ha reconocido que la ley de morosidad no se aplica y que muchos laboratorios se plantean, incluso, dejar de suministrar medicamentos.

El hecho de aplicar una prescripción por principio activo hace que el farmacéutico tenga que vender el medicamento genérico frente al de marca. Un aspecto delicado y que tampoco se escapa de la polémica porque según Guillermo Castillo, esta medida tiene sentido siempre y cuando haya una diferencia de coste. Cuando ésta no exista, explica el director general de la compañía, debe suministrarse el medicamento de marca pues ha sido éste el que ha invertido años y esfuerzo en I+D.