Noticias

Grupo Osborne: “No tenemos prisa por seguir creciendo”

Igual que la gente asocia el muñeco de Michelín a Francia, el toro de Osborne es asociado a nuestro país. Juan Alegría, director de nuevos negocios del Grupo Osborne ha señalado en Gestiona Radio que el toro de Osborne "es un ejemplo paradigmático de asociación de marca a un país". Una imagen, la del toro, "que es absolutamente popular y democrática y que hay que conciliar con los productos Osborne, que son selectos y de calidad". Por ello, Alegría ha apostado por la conjunción de estos dos conceptos en productos oficiales que tengan la imagen del toro.

 

Precisamente para ello, en 2009 el Grupo creó una licencia para la explotación de la imagen del toro de Osborne: "hasta entonces éramos una marca icono reconocida internacionalmente pero no había un negocio detrás aunque sí un mercado de piezas y de productos fraudulentos, lo que indicaba que había un negocio latente". Entonces, explica Alegría, se empezó a buscar e identificar empresas del sector a las que sólo les hacía falta una marca. "Actualmente hay una gama de más de 800 productos oficiales con unos 30 contratos de licencia. Además, va a ayudar a promover la marca de Osborne en el mundo y también la marca España".

Como fruto natural de estas licencias surgía también el formato de franquicias. Según explica Alegría, lo que más les interesa son aquellos lugares donde confluya el consumo nacional con el turístico. "Por regiones, estamos centrados en España, con siete tiendas en Castilla y León, Castilla La Mancha, Levante y Andalucía. Pero no tenemos ninguna prisa en crecer. No queremos embarcar a inversores y empresarios si no estamos seguros de que hay detrás una gran oportunidad", ha añadido.

 

Donde sí que han visto una gran oportunidad desde este Grupo es en la internacionalización, un proceso que tomó hace ya varias décadas pero que se ha visto impulsado de forma necesaria por la crisis económica. "Tenemos productos de origen español, pero no podemos limitarnos a España por razones obvias de mercado, por la situación del consumo y porque somos perfectamente exportables al resto del mundo", explica el director de nuevos negocios no sin antes reconocer que pese a estar en 50 países el volumen de ventas depende de la idiosincrasia del país y de los hábitos de consumo: "no es lo mismo exportar a Europa que hacerlo a países más remotos", concluye al respecto.