Noticias

Ese lobby llamado Telefónica

Se privatizó de forma incorrecta. El tiempo demuestra que debía haberse partido a Telefónica en dos empresas: una como operador de telecomunicaciones y otra como la dueña de la infraestructura, al estilo Adif o Red Eléctrica. Esas infraestructuras se pagaron con dinero de todos los españoles y no es de recibo que se den en propiedad a una compañía que las explota directamente con el cliente final. Más aún; coste cero en infraestructuras, en poner en marcha esa empresa, y al final de mes una de las facturas más altas de la UE.

Seguimos

Con las infraestrucuturas… Aunque esté obligada a cederlas a la competencia es complicado para una empresa que vive de dar un servicio final tener que dedicar esfuerzo y dinero para que su competencia pueda acceder a sus propias instalaciones. Todo sería más sencillo si hubiera una empresa que tuviera como clientes a los operadores de telecomunicaciones y no tuvieran ningún interés en que algún operador acceda a la infraestructura de una forma más rápida.

Seguimos.

La banda ancha española es un 20% más cara que el de otros países y para colmo más lenta.  Las ofertas “Triple Play”, donde las telecos reúnen sus tres servicios básicos (teléfono, Internet y televisión de pago), son el doble de caras que en otros países europeos. Por comparar, una oferta “Triple Play” de la operadora dominante de nuestro país cuesta 94,39 euros al mes, mientras nuestros vecinos, Francia, lo disfrutan por sólo 47,9 euros

Seguimos

Las cifras millonarias que algunos países europeos consiguieron con la adjudicación de licencias UMTS desató la polémica en España.
La oposición acusó al Gobierno, del PP en esos años, de haber regalado unas licencias por las que fuera de España se estaban pagando cantidades millonarias e instó a la repetición del procedimiento, esta vez mediante una subasta. El Ejecutivo, por su parte, aseguró que con el concurso los beneficiarios serían los consumidores ya que el ahorro de las empresas primaría a las inversiones y el precio de las llamadas.  Unos años después Telefónica plantea el fin de la tarifa plana y estudia cobrar más a quien más use Internet.

Julio Linares dixit: «El principal problema al que se enfrenta el sector pasa por un grave desacoplamiento entre el crecimiento del tráfico, el coste de la red, los ingresos que genera y la tensión en la inversión», expuso el directivo. Y añadió: «En España, un cinco por ciento de los usuarios de banda ancha móvil produce el 75 por ciento del tráfico; es decir, el usuario medio está subsidiando al usuario intensivo».

A pesar de ese coste de red y de la tensión de la inversión Telefónica bate récords de beneficios año tras año…. eso sí, quiere tener los pies en el suelo. La operadora ganó 10.167 millones de euros en 2010, el mayor reportado por una empresa española, con un incremento del 30,8% respecto a 2009.

La consecuencia directa de esa cifra récord de beneficios es que anuncia 6.400 despidos empleados, perdón finalmente afectarán a 8.500 trabajadores en cinco años y repartirá un bonus a directivos (1.600 personas) 450 millones de euros.

Seguimos

La Comisión Europea acordó imponer a Telefónica una multa de 151,8 millones de euros por un abuso "muy grave" de posición dominante en el mercado español de internet de alta velocidad. Fecha 04/07/2007

Pues bien el 08/06/2011 España ha solicitado ante el Tribunal General de la Unión Europea la anulación de la multa de 151,8 millones de euros impuesta por la Comisión Europea (CE) a Telefónica en 2007 por abuso de su posición de dominio en el mercado español de la banda ancha. Da igual que le sancionaran al considerar que no eran justos los precios excesivos que la empresa cobraba a sus rivales por el acceso a su red y que les dejaba un margen insuficiente para competir. Total al final el único perjudicado era el usuario. El cliente siempre tiene la razón menos cuando está Telefónica por medio.

Seguimos

Y si al menos diera un buen servicio… El Informe de la Calidad de las Telecomunicaciones publicado por el Ministerio de Industria nos dice que duplica a sus rivales en impedimentos para la portabilidad numérica, es la operadora a la que con más frecuencia reclamamos, más tarda en arreglar esas reclamaciones (más del doble de tiempo), la segunda en incidencias en las facturas, la primera en reclamaciones en el saldo en tarjetas prepago, etc , etc. etc…

La verdad es que ahora entiendo un poco más a los indignados

Fernando Ruiz Antón