Noticias

Los príncipes inauguran el Fitur del optimismo

Sus Altezas Reales don Felipe y doña Letizia han inaugurado este miércoles la trigésimo segunda edición de la Feria Internacional de Turismo, Fitur 2012, en la que han dado prioridad en su recorrido por el recinto madrileño de Ifema a las principales empresas turísticas españolas, como Iberia, Amadeus y Confortel.

 

Los Príncipes de Asturias han iniciado su visita a Fitur en el stand de Iberia, donde han sido recibidos por su presidente, Antonio Vázquez, que les ha acompañado a lo largo del pabellón número 10, donde su ubica el punto de información de la aerolínea española. El recorrido ha continuado con las oficinas del proveedor tecnológico Amadeus y la cadena hotelera Confortel.

Asimismo, don Felipe y doña Letizia han realizado breves paradas en los stand de Orizonia e Iberostar, acompañados en todo momento por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y el secretario general de la Organización Mundial del Turismo, Taleb Rifai, entre otras autoridades del sector y de la organización.

Por otro lado, los Príncipes han hecho un guiño a las próximas celebraciones del mayor evento deportivo mundial, las Olimpiadas, realizando una parada tanto en el espacio dedicado a Reino Unido, cuya capital Londres albergará los Juegos Olímpicos este año, como en el de Brasil, que los celebrará en 2016.

La comitiva ha reservado unos minutos para visitar el puesto dedicado a la localidad murciana de Lorca, que sufrió un terremoto el pasado mes de mayo, así como para los stands de Argentina, Ceuta, Cádiz, Melilla, Canarias, Cantabria y, como viene siendo habitual en los últimos años, para los puestos de Turespaña y Asturias.

En Edición Limitada de Gestiona Radio, el presidente de la patronal hotelera CEHAT, Juan Molas, señaló que hay que desterrar la palabra crisis de nuestro diccionario, porque ya hemos salido del bache en el sector. Además, hay que animar a la gente a hacer turismo "que siempre será mejor que ir al médico". 

A su vez, aprovechó la ocasión para reclamar al Gobierno ayudas para mejorar los destinos turísticos más maduros y para mejorar la financiación de las empresas, para que fluya el crédito y haya inversión.