Noticias

Secuoya defiende las televisiones autonómicas como imprescindibles

Raúl Berdonés, presidente de Secuoya, ha asegurado que las televisiones autonómicas son imprescindibles: ”son necesarias para la cultural y para fomentar la cercanía entre todas las autonomías. Además, se trata de asegurar un servicio público de información”. Y junto a ello, ha recordado que estas televisiones “no se pueden entender como comerciales ni rentables, y nunca lo serán”. Según ha explicado, lo que hay que hacer es dimensionar el presupuesto que cada comunidad autónoma tiene que destinar a estos servicios.

Sobre el actual modelo de televisiones autonómicas, Berdónes ha asegurado que “es insostenible” tener más de 2.000 empleados como es el casi de Tv3. En este sentido, ha señalado que en algunas autonomías, el personal de la televisión pública representa el 70% del presupuesto destinado a este servicio. Según ha explicado, el modelo ha virado tanto en la televisión pública como privada y hay que seguir por este camino: “si miramos a los modelos de las autonómicas que nacieron en los años noventa, tienen una estructura muy pesada, por encima de los 1.500 trabajadores. Por el contrario, las nuevas como las de Baleares o Canrais oscilan entre las 35 y las 80 personas trabajando”, ha recordado.

Junto con este problema de personal, desde Secuoya también se han referido a que antes se permitían ciertas licencias también en programación que ahora no son posibles. Así, pone como ejemplo, que “es intolerable que una televisión públicas autonómica puje por derechos deportivos de primera línea o por estrenos de películas”.

Situación actual

Raúl Berdonés se ha referido también a la situación de productoras como la suya, en las que no es difícil encontrar ex dirigentes políticos. “Nuestro negocio se basa en confianza en cuanto a que la televisión pública es algo muy delicado que transmite a la sociedad valores. Con la incorporación de este tipo de perfil, damos transparencia a la hora de decidir; se da la posibilidad de que las comunidades tengan a alguien dentro para preguntar cómo se están haciendo las cosas. Pero no hay ningún contacto comercial”.

Así, en este sentido ha reconocido que se tratan de concurso totalmente transparentes: “de hecho, las valoraciones y puntuaciones se están llevando a cabo por gabinetes externos”, ha valorado. Además, ha explicado que la tendencia es que en los concursos de las televisiones autonómicas se fragmenten los contratos, lo que permite lograr una mayor diversificación tanto en proveedores como en el riesgo.