Noticias

Spanair prende la mecha entre Barcelona y la Generalitat

Cantidad tras cantidad, la financiación pública que la Generalitat ha concedido durante los últimos años a Spanair, se ha ido convirtiendo la excusa para mantener vivo el objetivo de convertir a El Prat, en el referente aeroportuario español. Es la síntesis de años de concesión de préstamos que el Govern lleva inyectando en la aerolínea que hoy presenta su concurso de acreedores.

Haciendo memoria, y repasando la hemeroteca, tan sólo en el último año, Spanair ha recibido 92 millones de euros procedentes de dinero público, sin embargo el conflicto que comienza a esbozarse entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat se remonta al pasado 22 de noviembre de 2011.

Los 25 millones que Barcelona prestó al Govern, directos a Spanair

Por aquél entonces, el consistorio de la Ciudad Condal y el Gobierno catalán firmaron un convenio. En él, el Ayuntamiento de Barcelona aprobaba un préstamo de 25 millones de euros al Ejecutivo catalán, con el pretexto de potenciar la capital barcelonesa como referencia turística, un crédito que se inyectó en Spanair – a la desesperada – con la esperanza de que la negociación, por entonces abierta, para la venta del 49% de la aerolínea a Qatar Airways tuviera éxito, algo que finalmente no se ha producido.

El préstamos, aprobado por el ayuntamiento barcelonés con los votos a favor de CIU, PSC y UpB, la abstención del PP, y el voto en contra de ICV-EUiA, se repartió en dos tramos: uno de 15 millones que el consistorio aportaría a la Generalitat antes del 31 de diciembre, y otro de 10 millones, que llegaría antes del 31 de marzo – y que al parecer ya se habría inyectado.

El Ayuntamiento de Barcelona utilizó a La Fira de Barcelona – uno de los accionistas de la aerolínea catalana – para conceder el préstamos con el único objetivo de que la aerolínea árabe (Qatar Airways) desembarcara en El Prat.

Estalla la batalla

Sin embargo, tras la caída de la tercera aerolínea española – tras la decisión de la Generalitat de no invertir en ella ni un euro más – la batalla entre Barcelona y Ejecutivo catalán está servida. Es más, el consistorio barcelonés podría lanzar la ofensiva y pedir a la Generalitat que le devuelva los 25 millones de euros que le prestó para inyectar a Spanair.

Una cantidad, que se suma ahora a los 150 millones que la compañía presentada por Ferrán Soriano ha recibido en ayudas públicas, los 160 millones que debe a la sueca SAS, los 50 millones que le adeuda a La Caixa y los 80 millones de euros que le debe a proveedores comerciales.

Las frases en la memoria

Xavier Trias, alcalde de Barcelona aseguró que "es evidente que Spanair puede ser un actor muy importante para convertir el aeropuerto en un hub potenciando las conexiones aéreas con Ásia y centro y Sudamérica" y ha añadió que si es preciso "los socios de Spanair tendrán que aportar dinero a la compañía para que sea rentable y genere riqueza y actividad en el aeropuerto".

El director general de la Fira de Barcelona afirmó que "Spanair es un instrumento para conectar el Aeropuerto de Barcelona y la ciudad y de aquí viene la apuesta de Fira”.