Noticias

Stock Uno invita a "olvidarse de la crisis"

 

Durante el primer trimestre de 2012, la inversión publicitaria ha descendido un 15.1%, hasta alcanzar un volumen de negocio de casi 995 millones de euros. Y como siempre, los medios convencionales como prensa, radio y televisión están siendo los más castigados. Ante esta situación, cada vez son más las marcas que apuestan por incrementar su presencia en el propio punto de venta y Alberto Muguiro, presidente del Grupo  Stock Uno, asegura que las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de su presencia en el punto de venta, algo que se hace notar en los presupuestos de marketing "que se han ido reduciendo y son más ajustados".

Ante este escenario y el adormecido consumo, el presidente del Grupo Stock Uno asegura que "el consumidor esta cada vez más bombardeado" por eso destaca la importancia de las "acciones en el punto de venta". La gran distribución es la que mejor sabe que hay "que olvidarse de la crisis", ya que no puede ser una disculpa para dejar de gastar dinero. Preguntado cómo hacer para fomentar el consumo, reconoce que hay que "echar imaginación para que la promoción sea más sofisticada".

Pese a la fragmentación del negocio de Stock Uno, la compañía busca “novias” para aumentar su facturación desde los más de 70 millones actuales hasta superar los 100 millones.  Y para ello, se han fijado un plazo de dos años. Alberto Muguiro, presidente del Grupo  Stock Uno, reconoce estar buscando aliados mediante la fórmula de adquisición porque no hay compañías de su tamaño, para hacerlo mediante la fusión. "Cualquier que nos pueda complementar y ayudar nos vale", ha aclarado.

En una situación en la que las administraciones públicas tienen problemas para pagar a sus proveedores, Muguiro reconoce que la empresa privada "sí está pagando, porque no tienen las facilidades que tienen la empresa publica para retrasar pagos".
 
También ha analizado el uso de la  marca blanca y el marketing operacional en las grandes superficies y ha asegurado que en los grandes grupos se anima menos esta práctica “ya que se centra mucho en el precio". "Las marcas tradicionales tienen que defender su propia marca, por ello están dispuestas a invertir mucho más", ha reconocido.